Empresarios apuntan contra el nuevo aumento de los impuestos que empuja el Gobierno

Pierpaolo Barbieri, creador de Ualá, fue uno de los dirigentes empresariales que cuestionó la iniciativa del Gobierno

Captura de Video

En el marco del nuevo Consenso Fiscal que la Casa Rosada espera firmar con las provincias, un grupo de empresarios se ha manifestado en oposición a la idea oficialistas de subir Ingresos Brutos y aplicar el tributo a la herencia.

La propuesta oficialista llega luego de su fracaso en la votación del presupuesto 2022. De esta manera, el borrador del Consenso Fiscal habilitaría a las provincias la posibilidad de subir y crear impuestos. Esta estrategia se suma al sorpresivo aumento a Bienes Personales, que grava los bienes situados en la Argentina

La Asociación Empresaria Argentina (AEA), la Unión Industrial Argentina (UIA) y la Cámara Argentina de Comercio ya han señalado que una nueva suba de la presión fiscal sobre el sector privado impactará en los niveles de inversión, el crecimiento y la generación de empleo de calidad en el país.

Ahora, algunos empresarios comenzaron a manifestarse en las redes contra la medida impulsada por el oficialismo.

El fundador de Ualá, Pierpaolo Barbieri, se refirió a la suba de las alícuotas que gravan las tenencias en el país. “Este (nuevo) cambio en Bienes Personales profundiza el incentivo para que emprendedor@s y empresari@s se radiquen fuera del país”, reflexionó el historiador, y advirtió: “Comparativamente Uruguay, Chile y Brasil son más atractivos hoy que ayer. Esto daña la inversión privada y al empleo formal. (Yo tributo en Argentina)”

El exCEO de HSBC, Gabriel Martino, dedicó duras palabras y apuntó contra la iniciativa. “Esta voracidad fiscal con mayores y nuevos impuestos tendrá un único y funesto resultado: que suban las exportaciones pero de capitales, empresarios y emprendedores”, dijo el fundador de BFL invest, y subrayó: “¡Cada día menos empresas, menos empleo y más pobreza!”.

Hasta el momento, la provincia de Buenos Aires es la única jurisdicción que cobra una carga a la herencia. En 2009 intentó instrumentarlo el entonces gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, pero la Legislatura no se lo aprobó. En 2013, Entre Ríos lo impuso y el gobernador Gustavo Bordet lo derogó en 2019.

Marcha atrás

Los otros puntos incluidos en el Consenso Fiscal son los que vienen ya desde 2017, cuando se firmó el primero durante la gestión de Mauricio Macri y que establecía un sendero de baja de impuestos, en especial de Ingresos Brutos. Según ese plan, en 2022 las actividades primarias quedarían exentas, al igual que gas, electricidad y agua; la intermediación financiera tendría un tope de 5%, como el comercio.

Ese camino quedó trunco cuando, en 2019, apenas en funciones Alberto Fernández firmó un nuevo acuerdo que dejó sin efecto los topes establecidos por el original. Para este año se renovó el permiso para que Sellos e Ingresos Brutos se movieran por encima de los límites pautados en 2017. Aunque la mayoría de los distritos no subió las cargas, los valores están por encima de lo previsto en la primera firma.

Además, el acuerdo propuesto por Nación establece como alícuotas topes de Ingresos Brutos: 0,75% para actividades primarias; 1,5% para industria manufacturera; 6% para la papelera; 3,75% para electricidad, gas y agua (excepto residenciales); y 4% para esos servicios residenciales. Para comercio mayorista y minorista mantiene el 5%; hoteles y restaurantes 4,5%; comunicaciones, 5,5%; y telefonía celular, 6,5%.

En el caso de Servicios Financieros e Intermediación Financiera impulsa una alícuota del 9%; quedan exentos los créditos hipotecarios. Hace un año el gobierno de la Ciudad subió de 7% a 8% lo que cobraba y gravó las Leliq, al igual que San Luis y Tucumán. Córdoba y Buenos Aires también incrementaron de 7% a 9% la carga. Por su parte, distritos como La Pampa y Tucumán están sobre el tope previsto para 2022 en el borrador del acuerdo.