Gerard resucita al Villarreal y agrava la crisis de la Real

Gerard Moreno resucita al Villarreal, que continúa con su particular remontada y puede llegar en Navidad muy cerca de los puestos europeos después de un inicio liguero lleno de dudas. Y de paso ahonda en la crisis de una Real Sociedad, que ya acumula cinco jornadas seguidas sin ganar, con cuatro derrotas consecutivas.

El delantero del ‘submarino amarillo’ ajustició a la Real con su doblete de cabeza y su asistencia a Samu Chukweze en la recta final, y fue sin duda el jugador del partido. Este Villarreal es otro con Gerard Moreno. Su regreso le ha cambiado la cara al equipo de Emery. Aunque no seríamos justos si no metemos en la ecuación de clave en el partido la expulsión de Mikel Oyarzabal.

Escudo/Bandera R. Sociedad

Si importante es Gerard para el Villarreal, lo mismo se puede decir del eibarrés para la Real. Su roja directa, tan incomprensible como incontestable, dejó huérfanos a los txuri-urdin, y fue el primer paso para empezar a perder un partido que habían comenzado ganando. Su mala racha en liga se agrava y deberán aprovechar las navidades para hacer examen de conciencia.

El partido comenzó intenso, espoleados ambos equipos por su necesidad de puntuar para mantener intactas sus opciones europeas, los locales para llegar a navidades en los puestos nobles y los visitantes para continuar con su remontada desde posiciones extrañas para ellos. La Real quería adueñarse de la pelota, y el Villarreal pretendía apretar arriba para evitarlo. La clave era hacer sentirse incómodo al rival, cada uno con sus armas. Y mientras, Gerard Moreno y Alexander Isak al acecho. El gol debía ser cosa suya.

Porque aunque todos querían autoinvitarse a la fiesta, solo ellos fueron los que acertaron con la portería rival antes del descanso. Boulaye Dia mandó a las nubes el balón cuando lo tenía todo a su favor dentro del área. Yeremi Pino se entretuvo demasiado cuando había pisado línea de fondo. Y Oyarzabal no acertó a meter la puntera de su bota para rematar un servicio maravilloso con el exterior de Januzaj.

<figure id="sumario_5|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/12/18/primera/1639850538_027275_1639850771_sumario_grande.jpg', '976', '714', 'Roja directa a Oyarzabal. / ANDER GILLENEA&nbsp;(AFP)’);return false;» class=»item-multimedia» readability=»-21.415384615385″>

Sin tituloRoja directa a Oyarzabal.
ANDER GILLENEA (AFP)

Nadie acertaba con la portería, hasta que Isak se decidió a poner una marcha más a su juego. Y el ‘Txipiron sueco’ te perdona una, puede que dos, pero nunca tres. Rulli le sacó sus dos primeros remates, especialmente claro el primero de ellos. Pero a la tercera fue la vencida, después de una fantástica jugada personal y culminar con una rosca imposible para el ex portero de la Real. Se las prometían felices en la grada de Anoeta, pero si le das vida al Villarreal, corres el riesgo de que te aparezca un enorme Gerard Moreno para rematar de cabeza un saque de esquina en una jugada ensayada que salió a la perfección. La Real intentaba tener la pelota, el Villarreal ponía músculo a su medular y dos ideas futbolísticas diferentes chocaban al descanso sin que ninguna fuera capaz de imponerse.

El que se impuso fue el Villarreal, con el mismo protagonista que en la primera parte, Gerard Moreno. Y con otro inesperado que resultó, si cabe, más determinante. Discurría el partido con una igualdad manifiesta, tanto en el juego como en el resultado, hasta que Mikel Oyarzabal cometió una temeridad a la que no nos tiene acostumbrados y fue expulsado.

Su entrada por detrás al gemelo de Pino fue muy dura, totalmente evitable y demasiado clara para discutirla. Duele que sea un futbolista tan limpio deportivamente como el eibarrés, al que apenas amonestan en los partidos. Pero no había ninguna duda. Roja directa y la Real Sociedad obligada a jugar con un jugador menos toda la segunda parte.

El capitán realista fue consciente de su inexplicable error, se interesó por su compañero de selección y se marchó cabizbajo al vestuario. Tan afectado abandonaba el terreno de juego que sus propios compañeros fueron a abrazarle y la grada le dedicó un doloroso aplauso, consciente la afición que se quedaban sin su líder espiritual.

Ese episodio marcó el desarrollo del encuentro y resultó clave. La Real se hundía y replegaba delante de su portero para defender el empate y tratar de aprovechar alguna contra. Y el Villarreal tomaba el control del partido de manera descarada, por olía la sangre. El equipo realista quedaba muy tocado, y encima Gerard Moreno de nuevo marcaba para remontar el partido el Villarreal. En un jugada calcada a la del empate.

Error clamoroso de la defensa realista, Zubeldia perdía la marca del internacional amarilla y en el primer palo ajusticiaba a la Real. El Villarreal no era capaz de matar el partido y poco a poco le dio alas a una Real que solo en la recta final, con Sorloth en el campo y arriesgándolo todo, creyó algo en que podía lograr la hazaña de empatar el partido con un jugador menos.

El noruego lo tuvo al final, pero su remate de cabeza lo detuvo Gero Rulli, que salvaba a su equipo. En la siguiente jugada, como no, Gerard Moreno conducía una contra con toda la Real volcada en ataque y servía a Samu Chukweze para rematar la faena.

Cambios

Portu (51′, Januzaj), Barrenetxea (52′, David Silva), Chukwueze (60′, Yeremy Pino), Alfonso Pedraza (60′, Estupiñán), Elustondo (64′, Merino), Moi Gómez (81′, Boulaye Dia), Trigueros (81′, Alberto Moreno), Diego Rico (81′, Aihen Muñoz), Syrloth (81′, Zubeldia), Iborra (92′, Capoue)

Goles

1-0, 31′: Isak, 1-1, 37′: Gerard Moreno, 1-2, 67′: Gerard Moreno, 1-3, 95′: Chukwueze

Tarjetas

Arbitro: Jorge Figueroa Vázquez
Arbitro VAR: Ignacio Iglesias Villanueva
Estupiñán (26′,Amarilla) Merino (42′,Amarilla) Pau Torres (43′,Amarilla) Oyarzabal (48′,Roja) Parejo (80′,Amarilla) Zaldua (87′,Amarilla

Clasificación