Mohammed Ben Sulayem sustituye a Jean Todt como presidente de la FIA

La FIA celebró las elecciones presidenciales este viernes durante su Asamblea General celebrada en París y el vencedor, como esperaban la mayoría de los estamentos del automovilismo, es el emiratí Mohammed Ben Sulayem, de 60 años. El otro candidato era el británico Graham Stoker. Expiloto de rallys con experiencia en el Mundial y 14 títulos en el campeonato de rallys de Oriente Medio, es una de las figuras más relevantes del ‘motorsport’ en la región del Golfo con cargos de responsabilidad en el GP de Abu Dhabi o la propia FIA durante los últimos años.

Estudió Negocios en las universidades de Washington y Ulster (Reino Unido). Es presidente de la federación de motor de Abu Dhabi (conocida como EMSO) y uno de los principales gestores del gran premio de F1 en Yas Marina, que recientemente renovó por diez años más en el calendario. Dentro de la FIA, fue vicepresidente de deporte y miembro del Consejo Mundial entre 2008 y 2013, y reelegido en 2017, entre otros cargos. En su lista electoral se incluyen Carmelo Sanz de Barros, presidente del RACE, como presidente del senado; y Manuel Aviñó, actual presidente de la española RFEdA, como candidato a vicepresidente deportivo en Europa. También Fabiana Ecclestone, mujer de Bernie, para ejercer el mismo puesto en Sudamérica.

Ben Sulayem es el primer presidente no europeo de la FIA. Entre sus planes, impulsar el automovilismo en países como China o India, desarrollar una plataforma para que los pilotos jóvenes puedan competir con costes contenidos, ya sea en circuito u ‘off-road’, y designar un CEO al frente de la FIA para distinguir la gestión de la presidencia. Sucede a Jean Todt, francés de 75 años, al frente desde hace 12 años, que antes de recalar en el organismo estuvo al frente de los departamentos de competición de Peugeot o Ferrari. Se especuló en las últimas semanas con un posible regreso de Todt a Maranello en calidad de asesor.