«Nunca nos hemos rendido»

Después de cuatro años de dominio ininterrumpido que le llevaron a alcanzar siete títulos de campeón para ser, junto a Schumacher, el piloto más laureado de la historia de la F1, el contador de Lewis Hamilton se ha parado en Abu Dhabi tras una temporada histórica en la que la carrera en Yas Marina ha sido el resumen de todo lo que se ha vivido este año: emoción, rivalidad y una lucha abierta hasta el último suspiro que se ha decidido en la vuelta final de carrera.

El contraste ha sido absoluto entre el garaje de Red Bull y el de Mercedes. La desolación visitaba a los de Brackley tras una hegemonía inapelable que comenzaron a construir en 2014 para convertirse en los reyes de la era híbrida y ahora que han perdido su poder, Hamilton ha mantenido la deportividad en uno de los momentos más complejos en la historia de un piloto. «Antes de nada, enhorbauena a Max (Verstappen) y a su equipo», fueron las primeras palabras que esbozó el británico sin ni siquiera haber tenido tiempo de rehacerse de la derrota, para inmediatamente resaltar la labor de un equipo al que solo ha conseguido batir un piloto que desde hace tiempo estaba llamado a ser campeón.

«Creo que hemos hecho un trabajo increíble este año. Todo el mundo en la fábrica, hombres y mujeres, y también aquí en la pista, hemos trabajado muy duro. Ha sido la temporada más difícil y estoy muy orgulloso de ellos y también agradecido por haber sido parte de este viaje junto a ellos. Hemos dado absolutamente todo en la parte final de la temporada y nunca nos hemos rendido, que es lo importante», reflexionaba Hamilton sobre lo que ha sido este 2021 de recuerdo,en el que se sintió «muy bien estos últimos meses particularmente». Y al porvenir, el heptacampeón no le pide nada más que un invierno tranquilo para todos: «Al final seguimos en pandemia y espero que todo el mundo esté a salvo y tenga una buena Navidad con su familia, y ya veremos de cara al año que viene…».