Nicola Pietrangeli, su gran rival: «Manolo inventó muchos golpes»

Las rivalidades engrandecen al deporte y a los deportistas. Y Manolo Santana mantuvo una enconada con Nicola Pietrangeli con quien, sin embargo, trabó una amistad inquebrantable. «Le consideraba como el hermano que nunca he tenido. Me enteré de su muerte por una llamada de mi mujer. Llevaba tiempo estando mal. Qué feo período», recordó ayer en el diario La Repubblica.

El primer Grand Slam del madrileño llegó en Roland Garros 1961, cuando derrotó al italiano por 4-6, 6-1, 3-6, 6-0 y 6-2. En la final de 1964 se volvió a encontrar a Pietrangeli y también le venció por 6-3, 6-1, 4-6 y 7-5. Era habitual que el transalpino, de 88 años ahora y que ganó en París las ediciones de 1959 y 1960, visitara a Santana en el Mutua Madrid Open y este le devolviera el cumplido en el Masters 1.000 de Roma, en el Foro Itálico.

«Manolo inventó muchos golpes, era buenísimo verle jugar», recordaba Pietrangeli. En una anterior entrevista con AS, dio más detalles: «Yo le atribuyo que inventó dos o tres golpes como el lob liftado. ¡Hasta ganó Wimbledon con un lob (globo) liftado desde fondo de cancha increíble! También los drops (voleas). Lo divertido de nuestra relación es que yo sabía exactamente lo que iba a hacer él y viceversa. Cuando me ganaba, siempre acabábamos 8-6 en el quinto o 7-5 en el tercero. Pero me venció más veces él».

Il Capitano. «Antes éramos todos amigos y no importaba quién jugara contra quién. Con Manolo tenía una relación muy especial, desde que le vi jugar por primera vez en Montecarlo con 18 años. Yo empecé a viajar con Santana, Osuna, Palafox, Arilla. Por eso me llaman todos Il Capitano», contaba Pietrangeli.