«Djokovic no tendrá trato de favor en Australia»

«No hay reglas especiales para los tenistas ni para nadie». Así de contundente se mostró el primer ministro de Australia, Scott Morrison, ante la posibilidad de relajar la obligatoriedad de estar vacunado contra la COVID-19 de cara a disputar el Abierto de Australia (17-30 enero). En referencia a Novak Djokovic, que no ha querido revelar aún si ha recibido alguna dosis o no, Morrison recordó que tendrá que seguir «los mismos requisitos que todo el mundo, no habrá trato de favor» para entrar en el país, en declaraciones a Sky News.

Todo, a colación de que el nombre del número uno apareciera el miércoles encabezando la lista de inscritos en el Grand Slam, algo que no es garantía absoluta de su participación, como recordó en ABC Breakfast el director del torneo, Graig Tiley. El serbio aún debe confirmar si participará o no en un torneo en el que aspiraría a ganar su 21º ‘grande’ y superar a Rafa Nadal, que tiene previsto disputar el torneo, y Roger Federer, quien no lo hará al seguir lesionado.

«Nadie podrá jugar a no ser que esté vacunado con una dosis doble o única en el caso de Johnson & Johnson», expuso Tiley. Desde la administración, además, deben pasar siete días antes de viajar a Australia. La única puerta alternativa para no cumplir este requisito es estar en posesión de una exención médica.

Tiley informó que no se ha expedido ninguna para tenistas. En caso de solicitarla, un panel independiente de ATAGI (Grupo Técnico sobre Immunización), dependiente del ministerio de Salud, evaluaría el caso. «Los jugadores no recibirán ningún beneficio», reiteró el CEO del torneo, que ofreció datos relevantes: «Hace seis semanas, sólo el 50% de los tenistas estaban vacunados y ahora es más del 95%, una mejora significativa». A Djokovic, que pasa estos días en Belgrado donde visitó el Instituto Serbio de Medicina Deportiva, cada vez le queda menos tiempo para decidir.

About The Author