«Ramos siempre me nombra de los que le han dado más guerra»

David Barral (10-5-1983, 38 años, San Fernando, Cádiz) apura sus últimos coletazos como futbolista en el Dux Internacional madrileño, que milita en la Primera RFEF. Pero su extensa carrera deportiva da para muchas anécdotas. Las mejores las cuenta en esta entrevista concedida a AS.

¿Por qué fichaste por el Dux Internacional?

Estaba en Madrid, con la familia, y buscando equipo, y ya con la edad que tengo (38 años cumplió en mayo) y todas las vueltas que he dado en España y en el extranjero decidí quedarme cerca de los míos y aceptar la oferta del Dux Internacional, un club muy familiar y cuyas características se adecuan a lo que buscaba.

Tu experiencia es sobrada y, más allá de la edad que tienes, ¿no tuviste más ofertas?

No muchas, pero sí que tuve. Es verdad que los 38 años que tengo quizás sean un hándicap, aunque yo me siento muy bien físicamente y con ganas de seguir dando guerra.

¿Qué pensaste cuando supiste que tu contratación iba a ser la primera en la historia hecha con criptomonedas?

Es una circunstancia que se me propuso, que mi fichaje iba a estar patrocinado por la empresa que esponsoriza al club con la idea de llamar la atención y parece que tuvo una gran repercusión.

¿Y también cobras en criptomonedas?

No, no (risas), es por transferencia bancaria normal.

«Claro que tenía ilusión en haber hecho carrera en el Madrid; siempre presumiré de haber estado con los Galácticos»

¿Qué esperas conseguir en el Dux Internacional?

Encontrar la felicidad y retirarme en un equipo familiar, humilde, donde se me valora, pero sé que el final está cerca, aunque yo aún no lo veo, porque me están respetando las lesiones, el equipo está funcionando y yo me siento todavía muy válido.

El Dux Internacional está en la 1ªRFEF, lo que antes era la Segunda B. ¿Qué opinión te merece la nueva restructuración que ha puesto en marcha desde el año pasado la Federación?

Yo creo que antes había un salto muy pronunciado entre la Segunda B y la Segunda y yo creo que ahora entre la 1ªRFEF y la Segunda la diferencia es menos pronunciada, es una Liga muy potente.

Tú te formaste en equipos de San Fernando de Cádiz y en 2002 te fichó el Real Madrid para su equipo entonces C. ¿Cómo asumiste aquel cambio, que debió ser brusco?

Sí, que lo fue, porque yo era un chico de barrio que tuve que dar el salto a la capital. Me estaban saliendo las cosas, es verdad, y yo creo que mi actitud, la que tengo desde que soy profesional, le gustó al Madrid, que me dijeron que me estaba siguiendo, hasta que vio la oportunidad de ficharme para su equipo de Tercera División.

Te fuiste cedido y volviste en 2006 al Castilla, donde conseguiste el ascenso a Segunda. ¿Llegaste a pensar que harías carrera en el Madrid?

Esa era mi ilusión, y del resto, que fíjate con quien coincidí: Borja Valero, Jurado, De la Red, Javi García, Negredo, Soldado… Todos queríamos jugar en el primer equipo, pero éramos muchos y las posibilidades mínimas, así que estábamos preparados para asumir que el fútbol no se acababa en el Madrid.

«Que Diego León no llegara a triunfar como profesional siempre me ha sorprendido; destacaba mucho»

¿Llegaste a entrenar alguna vez con la primera plantilla?

Sí, prácticamente un año entero, porque a mí me entrenaba en el Castilla López Caro y cuando echaron a Luxemburgo, él subió al primer equipo. A mí me tenía aprecio y sabía de mi rendimiento, por eso me dio la oportunidad de entrenar junto con los Galácticos, aunque jugase con el Castilla.

¿Cómo era entrenar con los Galácticos?

Bueno, nosotros nos cambiábamos en el vestuario del Castilla, no coincidíamos con ellos, aunque en el campo disfrutábamos y aprendíamos de ellos. Pero, aunque teníamos humildad, no nos empequeñecíamos, al contrario.

¿Y ellos, os hacían caso, os involucraban?

Sí. Yo tuve una buena relación, entre otros, con Sergio Ramos. Y nos corregían, de hecho, recuerdo que Zidane en una jugada que hice me dijo: ‘Si haces esa jugada tan espectacular, tienes que acabarla tú’, porque la pasé atrás para que rematara otro compañero. Siempre podré presumir de haber entrenado con los Galácticos.

¿De aquellas plantillas del Castilla o del Madrid C qué jugador o jugadores pensaste que llegarían lejos y se quedó en el camino?

Pues mira, tenía un compañero que se llama Diego León que destacaba muchísimo en todas las categorías inferiores del Madrid y no sé por qué razón no llegó a despuntar como profesional. Fue un caso que siempre me ha sorprendido.

«El gol más espectacular de mi carrera fue ante el Barça en el Molinón»

A partir del Sporting, donde estuviste seis años, has sido un nómada. ¿Te consideras un culo inquieto en el fútbol?

Pero es que a mí me hubiera gustado estar 10 o 12 años en un mismo equipo, pero por circunstancias deportivas o de que se me cruzaba un contrato irrechazable fui cambiando cada poco.

¿Dónde has sido más feliz jugando al fútbol?

En el Sporting y en el Levante.

¿Turquía, Emiratos Árabes, Chipre o Japón?

Cada sitio tiene sus cosas positivas. Por ejemplo, en Japón el fútbol es muy bueno y disfruté mucho. En Dubai, económicamente muy bien, pero el fútbol es menos profesional y afición prácticamente no hay. En Chipre, la calidad de vida es muy aceptable y en Turquía, la competición es muy potente.

«Tengo la espinita clavada de no haber jugado en la Selección… y estuvo muy cerca con Del Bosque»

¿Dónde sufriste el mayor choque cultural?

En Japón, sin duda, por la metodología, los horarios, la comida, la forma de vida en general, pero si tuviera que repetir, lo haría allí.

Tú has marcado muchos goles en tu extensa carrera, pero si tuvieras que elegir uno, por trascendencia, por estética, ¿con cuál te quedas?

Por belleza, el que le marqué la Barcelona en el Molinón: fue tras una jugada espectacular de potencia, conducción, regates y finalización. Por trascendencia, alguno marqué que ayudó a alguna permanencia, pero no fue tan bonito.

¿Cuál es la mayor amargura que has sufrido en tu carrera?

Amargura, ninguna, pero es verdad que en Turquía lo pasé mal cuando en un choque con Drogba me llevaron al hospital. Los descensos siempre son traumáticos, pero nunca he vivido ninguna tragedia futbolística afortunadamente.

«Nunca me he arrugado con ningún central; Ramos siempre me cita entre los que le han dado más guerra»

¿Te sientes satisfecho de la carrera que has hecho o esperabas más?

No, yo me siento muy satisfecho, aunque es cierto que tengo la espinita clavada de no haber podido ir a la Selección. Pero es cierto que en aquel momento era difícil porque estaban Raúl, Fernando Torres, Villa, Morientes… jugadores que era imposible no convocarles. Además, antes quizás no se daban tantas oportunidades como ahora.

¿Llegó a estar cerca la posibilidad de ir alguna vez a la Selección?

Sí, muy cerca. De hecho, recuerdo que en una rueda de prensa Del Bosque me citó como ejemplo de jugadores que merecíamos ser convocados, pero por la gran competencia que había para la delantera era muy difícil.

Tú llevas jugando muchos años al fútbol. ¿Eres de la idea de que ha evolucionado mucho y para bien o crees que el de antes era más puro?

Yo he vivido en ambos y ahora echo de menos aspectos del fútbol de antes, donde había más contacto. Antes yo creo que los futbolistas tardábamos menos en forjarnos, en hacernos más fuertes. Ahora yo creo que los chavales que salen de las canteras son más débiles. Sería ideal que los futbolistas de ahora tuvieran un carácter quizás más competitivo. Mira, he visto hace unos días un par de documentales de Maradona y le daban muchísimas patadas, eso ahora no se ve.

«En el Dux no cobró en criptomonedas»

A ti también te han atizado. ¿Cuál es el defensa más duro que te ha marcado?

¡Buff! Ha habido unos cuantos: Ramos, Pepe, Ayala, Amorebieta, Aitor Ocio… pero yo no me arrugaba, iba al choque sin miedo. Seguro que todos ellos se acuerdan de mí, de hecho, a Sergio Ramos siempre que le preguntan cuáles son los delanteros que más guerra le han dado siempre me nombra.

La pregunta del momento: ¿Si tuvieras que fichar a un delantero, a quién elegirías: Mbappé o Haaland?

A Haaland no le he visto tanto, pero me quedo con Mbappé.

Oye, en mayo cumplirás 39 años. ¿Tienes decidido qué vas a hacer cuando cuelgues las botas?

Sí, quiero ser entrenador, tengo los títulos y desde hace unos años ya estoy interiorizando y absorbiendo conceptos para cuando tenga la oportunidad.

¿Y cuando David Barral sea entrenador a quién se acercará más: Simeone, Zidane, Guardiola, Klopp…?

Lo que tengo claro es que no voy a olvidar la vieja escuela, porque es muy válida, pero tampoco tengo un modelo a seguir y sí aglutinar lo mejor de cada uno de ellos y de los entrenadores que he tenido.

Muchas gracias por atenderme.

Gracias a ti.