Gol contra gol

Para no perder la perspectiva conviene recordar que el Sevilla inició el siglo en Segunda. Desde entonces no ha quedado por debajo del noveno puesto. Su modelo de estabilidad, al margen de terremotos accionariales, le ha llevado a la conquista, en ese periodo, de cuatro Europa League, dos Copas de la UEFA, dos Copas del Rey, una Supercopa española y una Supercopa europea. También ha acabado en puesto de Champions los dos últimos cursos. Y una vez que, sin Cristiano ni Messi, Madrid y Barça han perdido la condición sobrehumana, la Liga ya no parece su techo de cristal, aunque nadie en el club abre aún ese melón (sigue el partido en directo en AS.com).

Monchi ha remodelado profundamente la plantilla desde su regreso, en 2019. El primer año fichó a 17 futbolistas y puso el proyecto en manos de Lopetegui, que venía de pinchar en el Madrid. Una apuesta de riesgo y una regeneración en toda regla sin efectos secundarios: el equipo acabó tercero. Ese éxito ha moderado luego la actividad en el mercado. Este verano llegaron seis nuevos, fundamentalmente para darle profundidad al banquillo. Ninguno es titularísimo. Para hoy se espera a Montiel, por la baja de Jesús Navas, y Rafa Mir, ante la ausencia de En Nesyri.

El runrún con Rafa Mir

A Rafa Mir se lo quitó Monchi al Atlético sobre la línea de meta. La resistencia del Alavés a la rebaja del precio de Joselu y los 24 años del cartagenero acabaron por decidir a Monchi. Sus cinco goles no han apagado el runrún sobre su eficacia. Más si el club sale de una mala experiencia con otro nueve de su corte, Luuk de Jong. Rafa Mir es hijo de Magín Mir, central balear que llegó a jugar nueve partidos en Primera con el Albacete y uno con la Selección Sub-19 junto a Cañizares, Lasa, José Mari o Moisés García León. Su hijo tomó otro camino. Delantero de enorme presencia física, pasó por las canteras de Barça y Valencia. En su último año en el Mestalla marcó 25 goles y el Madrid pretendió contratarle para el Castilla. Aconsejado por su agente, Jorge Mendes, prefirió la Premier. El Wolverhampton pagó dos millones y se lo llevó. No cuajó allí ni en su cesión al Nottingham. En medio, disputó 30 partidos con Las Palmas, pero fue en un Huesca de Segunda donde le dio un giro a su carrera. Llegó en enero, metió nueve goles, el equipo ascendió a Primera y ahí hizo 16 más, entre Liga y Copa. También anotó tres en los Juegos de Tokio. Por eso está en el Sevilla, aunque ofrece dudas. Fue suplente ante el Wolfsburgo, pero se le espera hoy como la mayor amenaza del equipo de Lopetegui, al que le faltan, además de En Nesyri y Navas, Suso y Lamela. Diego Carlos se marchó tocado del duelo de Champions, y será duda hasta última hora, como Ocampos o Koundé, que el viernes no se entrenaron. Si Lopetegui no puede contar con sus dos centrales titulares ni con su mejor baza ofensiva, la merma será notable.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/11/27/primera/1638025992_679766_1638026353_sumario_grande.jpg', '976', '1049', 'Joan Jordán y Rafa Mir, durante un entrenamiento del Sevilla. / MIGUEL MORENATTI’);return false;» class=»item-multimedia» readability=»-21.609195402299″>

Joan Jordán y Rafa Mir, durante un entrenamiento del Sevilla.
MIGUEL MORENATTI

Al partido le preceden unos datos magníficos. Son los dos equipos más goleadores del campeonato, aunque aquí el Madrid es abrumadoramente superior. Lleva ya 44 tantos en los 18 partidos del curso, cifras de los mejores momentos de la era Cristiano… sin Cristiano. A menos de un mes de cumplir 34 años, Benzema está en su mejor promedio goleador: 15 tantos, diez de ellos en Liga, más siete asistencias en esta competición y 19 participaciones en ataques de gol. Es, con De Tomás, el futbolista que más dispara en el campeonato. Un matador a la altura de los mejores. Junto a él, Vinicius, 10 goles y una velocidad indefendible. Se le han medido 38 kilómetros por hora en esta Champions. En torno a ellos y al trío intocable de centrocampistas (Modric, Casemiro, Kroos) se ha construido este Madrid que inicia ahora una secuencia diabólica: Sevilla, Athletic, Real Sociedad, Inter, Atlético.

Vuelve Valverde

A Ancelotti le cuesta abandonar a sus clásicos. Tiene diez fijos y la undécima plaza ya sólo ofrece dos candidatos, Rodrygo y Asensio, que se alternan. Hazard sigue en boxes por una gastroenteritis de duración récord. El italiano sabe que debe rotar, pero no encuentra el momento. Alaba ha entrado en la lista pese al esguince que sufrió ante el Sheriff. Ancelotti decidirá hoy mismo si arriesga con él. No parece probable, lo que abre la puerta a Nacho. A cambio, Valverde ya está listo. Este sí está en la primera línea de relevos, pero no será titular.

<figure id="sumario_2|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/11/27/primera/1638025992_679766_1638029650_sumario_grande.jpg', '976', '742', 'Vinicius y Casemiro, en la sesión de este sábado en Valdebebas. / Realmadrid.com’);return false;» class=»item-multimedia» readability=»-21.630681818182″>

Vinicius y Casemiro, en la sesión de este sábado en Valdebebas.
Realmadrid.com

La pelota será el primer territorio en disputa. El Sevilla es aún más territorial que el Madrid (61% de posesión frente a 57%) y le iguala en número de pases por partido. También es superior a balón parado y en equilibrio defensivo (es el equipo menos goleado de LaLiga), pero el Madrid tiene más pegada y mejores registros en la elaboración de los goles. Ahí ha destronado al líder habitual, el Barça. Y la historia está escandalosamente de su lado. El empate que arrancó el Sevilla el curso pasado, rodeado de polémica (aquel penalti de VAR de Militao que invalidó el posterior de Bono a Benzema, decisivo para la Liga), venía precedido de 13 derrotas consecutivas en el Bernabéu. Lopetegui tampoco ha ganado nunca a sus ex, pero la distancia ente ambos equipos, y no sólo en la tabla, es más pequeña que nunca.