Red Bull necesita soluciones

Con Verstappen como líder del Mundial, tan solo ocho puntos de ventaja con el segundo y todo por decidir a dos citas del final, llegan los problemas al garaje de Red Bull. En el punto más decisivo de la temporada, se ratifica la tendencia de que las dificultades aparecen en los momentos menos oportunos y en este caso, quizás, también se transmita un mensaje: la suerte le sigue sonriendo a los campeones. Según Wolff, la cita de Interlagos «despertó al león» de Hamilton y es cierto, que desde ese momento los de Mercedes no han dejado de crecer pese a toda la polémica y las múltiples batallas en los despachos, mientras que en la fábrica de Milton Keynes necesitan ahora soluciones para paliar el defecto de un alerón trasero al que, especialmente, se le prestó demasiada atención durante el fin de semana en Qatar.

La deficiencia en la parte superior del alerón trasero del RB16B adquirió importancia dentro del plan de trabajo en la escudería energética antes de la cita en Losail, pero fue ese escenario el que más muestras de debilidad sacó a relucir por parte del equipo, después de varias carreras sufriendo problemas en la configuración de carga aerodinámica media. El elemento superior que da fallo en la parte trasera del monoplaza, realiza una especie de aleteo cuando Verstappen o Pérez abren el DRS y eso se traduce en que, de partida, existe un problema de engranaje entre el actuador del DRS y el acoplamiento, derivado de las cargas que reciben ambas piezas cuando entran en funcionamiento. Y no existe ninguna ventaja de rendimiento, especialmente cuando se dirigen a dos trazados donde no requerirán de una carga aerodinámica alta.

El Mundial se desplaza hasta Arabia Saudí, donde Verstappen ya podría certificar su título si se encontrase con una carambola en Yeda, y Abu Dhabi para certificar al campeón. Pese a que las características de ambos trazados piden otras cualidades, desde Red Bull no pueden modificar el elemento de la discordia ya que los enlaces del DRS entraron a formar parte de la lista de piezas homologadas para 2021 y gastaron sus dos tokens de desarrollo a principios de año en un nuevo soporte para la caja de cambios. Por lo que los de Milton Keynes buscarán la suerte y tratarán de ser competitivos durante el arranque del fin de semana con una carga aerodinámica alta, que les haría no pensar demasiado en los problemas del alerón trasero junto a otra puesta a punto.

Lo reconoce Horner, máximo responsable de la escudería energética: «Ese era nuestro alerón favorito (el de alta carga aerodinámica) y formaba parte de la configuración que queríamos seguir. Está claro que si necesitamos las otras en Yeda o Abu Dhabi, obviamente necesitaremos poder enderezarlas, como también el mecanismo de DRS». Una práctica que, pese a las limitaciones del reglamento, «desde el punto de vista de la fiabilidad, debería ser relativamente sencilla», hasta el punto de haber intentado llevarla a cabo tirando de cita americana. No esperan invertir más horas de trabajo de las estimadas en el elemento trasero, pues «no es una tecnología nueva». «Llevamos muchos años utilizándolos», reconoce el dirigente británico, queriendo pasar por alto un contratiempo que pese a la experiencia que arrastrán junto a este elemento, sigue quitándole horas de sueño en un momento decisivo donde su equipo, puede volver a proclamarse campeón ocho años después.