Lío para el 9 del Barça

Que el Barça necesita un goleador es una evidencia. Las goteadas marchas de Suárez, Messi y Griezmann en las dos últimas temporadas le han dejado desnudo en el área rival. Y ese problema gigante ha unido las lesiones de Ansu, el jugador con más gol de la plantilla; más la caída de Braithwaite, que tampoco es un goleador consumado, y los inesperados problemas cardiacos de Agüero. Además, Luuk de Jong va a contar bien poco para Xavi, que ha dado luz verde a su salida, aunque esta tendrá que contar con el visto bueno del Sevilla.

El Barça, pues, intentará fichar un goleador en enero. Pero tiene varios problemas. Primero, no hay demasiada oferta. Pero el principal hándicap es el económico. Asfixiado por LaLiga, que vigila escrupulosamente sus movimientos económicos, tiene pendiente la inscripción de Daniel Alves, que no dará problemas. Pero, como admitió Mateu Alemany en la presentación de Xavi, con el despido de Koeman y el fichaje del entrenador de Terrassa están al límite. El Barça, necesita, pues, hacer una operación mágica de mercado que le permita incorporar un delantero, sea con una cesión con opción de compra obligatoria o con una cesión a secas.

La opción de Raheem Sterling (26 años, contrato hasta junio de 2023), que no es un nueve en sí, ha perdido fuerza estos días, además, desde Inglaterra se especula con que el City ahora habría dado un paso al frente para renovarle. Dani Olmo (23 años, contrato hasta junio de 2024) también es un jugador que llena el ojo de Alemany. Pero el Leipzig no parece dispuesto a soltarlo, ni siquiera en la incómoda situación que está en Europa.

En las últmas horas, dos nombres se han unido a la lista. El primero es Timo Werner, delantero alemán de 25 años con contrato hasta 2025. Un perfil de los que gusta a Xavi por su facilidad para moverse por distintos perfiles del ataque, no sólo como delantero centro sino también volcado a la izquierda, aunque por ahí ya suelen caer bien también Ansu y Memphis. El otro nombre que ha aparecido es el de Arthur Cabral, brasileño de 23 años que juega en el Basilea, con contrato hasta 2023, y ha marcado 23 goles (este jueves ha marcado en la victoria 2-3 ante el Kairat, en la Europa League) en 14 partidos esta temporada en la iga suiza. Internacional oímpico con Brasil. Un delantero con potencia que sí tiene más perfil de rematador pero cuyo rendimiento en una gran Liga es una incógnita.

Cabe recordar, además, que el Barça tiene presupuestados 20 millones por llegar a cuartos de la Champions, algo que a día de hoy no está nada claro y una cifra a la que en la Europa League sólo podría aspirar con el título. Pero, además, el club azulgrana tiene previstos 25 millones por nuevos patrocinadores y 50 millones por el Barça Studios que están por garantizar. Fichar un delantero puede ser un objetivo legítimo para Xavi y Mateu Alemany, pero es un lío tremendo. Y, de fondo, el Barça tampoco quiere precipitarse. Uno de sus principales objetivos para el próximo verano es Karim Adeyemi, que salvo sorpresa no va a salir del Salzburgo este mercado de invierno.