«Históricos como Sampras o Agassi han sido peores que Djokovic, Nadal y Federer»

Daniil Medvedev no pudo poner el broche a su gran temporada 2021 ya que Alexander Zverev le frenó en su intento de revalidar el título de las Nitto ATP Finals. Aún así, el ruso cierra la temporada con la conquista de su primer Grand Slam en el US Open y en el número dos de la clasificación tras Novak Djokovic.

En la rueda de prensa posterior al partido, a Medvedev le preguntaron sobre las especulaciones que siempre surgen cuando está muy próxima la retirada de las grandes figuras del tenis, poniendo ejemplos del pasado. «Cuando estaban Borg y McEnroe y estaban cerca de terminar sus carreras, todo el mundo decía: ‘El tenis se ha acabado, no tendremos más jugadores fantásticos, esto es el fin’. Y desde entonces hemos tenido a Sampras y Agassi en la cima. Y cuando Sampras se retiró, la gente decía: ‘Vale, esta vez sí, el tenis se ha acabado'».

Sin embargo Medvedev justificó los ejemplos anteriores con los logros conseguidos en el circuito por Djokovic, Federer y Nadal, y espera que su generación pueda lograr lo mismo que ellos. «Entonces aparecieron Novak Djokovic, Roger Federer y Rafa Nadal. Si tu hubieras preguntado antes de que hubieran destacado todo el mundo habría dicho: ‘Bueno, el tenis no interesa a nadie’. Pasa lo mismo aquí. El tenis es un deporte fantástico, así que no veo por qué nuestra generación se debe perder esto»

Medvedev también quiso comparar la situación actual de los NextGen respecto al Big Three y destacó que, por palmarés, leyendas del tenis como Borg, McEnroe, Sampras o Agassi están por detrás de Djokovic, Nadal y Federer. «Por supuesto que quizás no ganemos 20 Grand Slam, algo que nadie ha hecho antes de Roger, Rafa y Novak, así que ellos (en alusión a los grandes tenistas de años anteriores) también fueron peores que ellos si se puede decir así. Definitivamente no será una vergüenza si no llegamos a su nivel», aseguró Medvedev, el único tenista de la NextGen junto con Domini Thiem que, hasta la fecha, ha podido ganar un Grand Slam ante el Big Three.