Verstappen lidera a ciegas

La Fórmula 1 conoce Losail. El primer entrenamiento libre fue relevante para recoger datos e iniciarse en la pista de Qatar, aunque las condiciones, diurnas y con mucho calor y degradación, no se parecerán a las de clasificación y carrera, nocturnas. Max Verstappen fue el más rápido con cuatro décimas holgadas sobre Pierre Gasly y Valtteri Bottas, pero los tiempos por vuelta no son fiables aún. Los dos Alpha Tauri se asentaron sorprendentemente en el top-5. Checo fue sexto.

Fue una sección problemática para muchos. Fernando Alonso se perdió buena parte con problemas en el fondo plano del Alpine, Carlos Sainz tuvo unos cuantos sustos por culpa del tráfico, Norris rebañó el suelo de su McLaren con unos pianos afilados y Lewis Hamilton se quejó de falta de potencia (posiblemente en el motor de los viernes, no es grave) y regresó después al garaje para que algunos de sus mecánicos trabajasen en su tren delantero y otros, ocultasen lo que hacían. El madrileño fue sexto en la tabla de tiempos y Alonso, 17º, sin alardes con la goma blanda.

El circuito es rápido, tiene toques de Silverstone (eso deslizan los equipos, que no encuentran parecido con otros trazados del Mundial) y no tanto de Mugello, una pista que se comparaba con esta por su presencia en el calendario de MotoGP. Comparte con el trazado toscano las escapatorias de grava (Mick las probó), interesantes, pero aquí no hay diferencias de altitud. El trazado es plano, ancho, muy rápido. Más sugerente de lo que pareció de inicio.