Aleix Vidal y su salida del Real Madrid: «Intentamos buscar soluciones, pero…»

De aquel chaval que, harto de tropiezos en el fútbol, se fue a trabajar a una imprenta queda la capacidad de sortear obstáculos. O preguntas. En la previa de un derbi, el primero que vivirá como perico, no quiere hablar del Barça –con los culés precisamente debutó en este partido–, dice que del pasado, quizá por no dar muchas vueltas a las oportunidades perdidas: a su paso por las canteras azulgrana, madridista y perica, a la sanción FIFA que probablemente le impidió relevar en condiciones al hoy retornado Dani Alves

Pero se va soltando Aleix Vidal. Como se soltó en el Espanyol-Real Madrid de hace mes y medio. Entonces incluso marcó, en una victoria que sueñan los blanquiazules con emular este sábado en el Camp Nou.

22

A estas alturas de la película, ¿uno todavía tiene el gusanillo ante partidos como este Barcelona-Espanyol?

Claro. He coincidido con jugadores que todavía están en el Barça y al final es especial jugar contra ellos.

Con el Barça, precisamente debutó en este encuentro exacto. ¿Qué significa ahora este derbi con la otra camiseta?

Significa lo mismo que sentí en aquel momento cuando jugaba en el Barça. Son semanas especiales, y ahora lo único que tengo en mente es hacer las cosas bien para intentar que el Espanyol saque algo positivo. Que salga todo bien.

Le marcó un gol al Real Madrid con el Espanyol. ¿Le ilusionaría aún más anotar contra el Barcelona?

No soy un jugador que piense en marcar, es algo que llega solo. Lo que a mí me gusta es ayudar al equipo. Obviamente que es mucho mejor si contra rivales de esta entidad consigues goles, pero no me preocupa. ¿Cuál me gustaría más? Ojalá lo pudiera explicar el domingo. Serán partidos muy distintos porque con el Madrid jugamos ante nuestra afición, y eso se nota. Por mucho que la gente diga que el Barça está pasando una crisis, en casa están muy contundentes y su motivación será extra.

«¿Si me gustaría más marcarle al Barça que al Madrid? Ojalá lo pudiera explicar el domingo»

Ese estímulo añadido se llama Xavi Hernández. ¿Los hará más peligrosos?

A mí Xavi y los temas de cambios de entrenador de otros ni fu ni fa, yo miro a Vicente (Moreno), al que he dicho personalmente que es uno de los mejores entrenadores que he tenido, lee muy bien los partidos y estoy convencido de que, como el cuerpo técnico ha hecho su trabajo, aprovecharemos los puntos débiles del rival. Aunque será un partido muy complicado, queremos que nuestra gente esté orgullosa.

Ya veo que no quiere hablar del Barça. ¿Ha tenido que sacarse muchas espinas en su carrera?

No ha sido fácil. He tenido que trabajar mucho. Todo el mundo que me conoce sabe cómo ha sido mi carrera. Cada día está más cerca el final, y cuando me retire lo haré con la conciencia tranquila de haber dado el máximo en todos los equipos donde he estado.

Escudo/Bandera Barcelona

En ese sentido, ¿cuándo lo pasó peor? ¿Los seis meses sin jugar en el Barcelona como consecuencia de la sanción de la FIFA o su paso sin oportunidades por la cantera del Espanyol?

Fueron dos momentos distintos. En el Espanyol yo era muy joven, me fui a la Damm, había otros directivos… Y cuando me fichó el Barça ya estaba en la elite, aunque aquella sanción en cierta manera me perjudicó. Venía de hacer una muy buena temporada en el Sevilla, incluso había sido internacional, fue una pena que se truncase así ese momento de forma. Pero de nada vale hablar del pasado, estoy contento con lo que me ha sucedido hasta hoy.

¿Incluso de su paso por el Real Madrid? ¿Su salida obedeció a motivos escolares?

Sí, sí, fue por eso. No he sido el mejor estudiante y estaba en un centro muy exigente. Intentamos buscar soluciones para que pudiera seguir pero no se dio, porque yo tampoco creía conveniente mover a toda la familia para seguir en el Madrid sin saber qué pasaría. Podía haber llegado arriba, sí, o también acabar en nada y arrastrar todos a un esfuerzo inútil.

«No he sido el mejor estudiante y buscamos soluciones, pero no quería arrastrar a toda mi familia sin saber qué pasaría»


El Real Madrid

Quien sí redirigió su vida en ese centro escolar fue precisamente Raúl de Tomás.

Pues me tendrá que creer si le digo que no lo hemos hablado nunca, pero mañana le pregunto.

Ya que está, también pueden aprovechar para hablar, porque usted en su momento también debutó con la Selección, de cómo regresar de esa nube a la rutina del club. ¿Cuesta de asimilar?

Yo creo que lo que debe servir es para motivarte, y conociendo a Raúl seguro que es eso lo que le pasa. Los compañeros podemos haberle ayudado, pero a la Selección ha ido por méritos propios. Y, siendo lo ambicioso que es, le ha servido sin ninguna duda como un chute para seguir haciendo las cosas bien como hasta ahora.

«Con lo ambicioso que es, seguro que la Selección le ha servido como un chute»


Raúl de Tomás

Cerrando la etapa blanca, ¿el hecho de haber sido madridista de pequeño cree que le ha podido afectar en su carrera?

No creo que me haya ni beneficiado ni perjudicado. Cuando estaba en casa, veía el fútbol por la tele con mis padres y hermanos, que eran del Madrid, y por eso iba con ellos. Pero a la que comencé a vivir del fútbol he sido siempre del equipo que me da de comer. Me debo al equipo que me paga. Es lo más normal y profesional.

Con 16 años, sin embargo, pasó a trabajar en una imprenta y a estudiar un ciclo de electricista. ¿Le suena ahora como si eso fuera de otra vida?

Estoy agradecido a todo lo que me ha pasado, pero si el día de mañana tengo que volver a la vida que tuve antes de ser futbolista no se me caerían los anillos. Todo lo que tengo ha sido el fruto de mi esfuerzo, a los 21 años me llegó esa fortuna que necesitan todos los jugadores y a partir de ahí ya fue todo rodado. Incluso en algunos momentos echas de menos la vida que tuviste antes, aunque la realidad es que no la cambio.

«Si un día tengo que volver a esa vida no se me caerían los anillos, incluso en algún momento la echas de menos…»


Dejó el fútbol por una imprenta y la FP de electricista

La mayoría de sus compañeros, para valorar lo que tienen, no pueden comparar esas dos vidas.

Cada persona tiene su historia, y yo por haber vivido eso no tengo más mérito que otros.

Decía su gran valedor, Lucas Alcaraz, que usted nunca se rinde. ¿Es su principal virtud?

En la vida en general, cuando las cosas no me salen por las buenas hago que salgan. Intento que cambie la opinión o la mentalidad de quien en ese momento no confía en mí. Y al final la satisfacción es mía porque le doy la vuelta a la situación y también para esa otra persona a la que he callado la boca, por decirlo de alguna manera, y también ha conseguido lo que quería.

¿Le valió esa doctrina para revertir sus dudas iniciales al fichar por el Barcelona en un acierto, o no lo fue?

Un tren como ese lo tienes que coger, aunque tuve que valorar muchos factores porque era una situación complicada: me estaba saliendo todo rodado y sabía que iba a estar seis meses sin jugar por la sanción de la FIFA. Tenía que asumir un sacrificio. Nunca sabré qué habría pasado de haberme quedado en el Sevilla, o de haber podido jugar desde el primer día.

¿La sombra de Dani Alves en el lateral diestro era demasiado alargada?

Era lo que tocaba. Por la sanción, ya que yo aún no podía jugar, otros compañeros tuvieron que adaptarse a la posición y se me puso todo en contra. Pero es agua pasada.

«Era lo que tocaba, pero se me puso todo en contra»


Sustituto de Dani Alves en el Barcelona

¿Cree que Alves es hoy un buen fichaje para el Barcelona?

Sinceramente, ni me va ni me viene. Si ellos han decidido ficharlo, será porque creen que podrá ayudarlos. Pero no será algo que me vaya a quitar el sueño.

Otro regate al preguntarle por el Barça…

No es por el Barça, diría lo mismo de otro equipo. Debo vivir el día a día, y hoy estoy agradecido a todo lo que tengo.

Sin tener la edad de Alves, cuando este verano usted se vio rescindido por el Sevilla a punto de cumplir 32 años, ¿temió que fuera su final en la elite?

Yo rescindí muy tranquilo. Estaba profesionalmente contento con el nivel que había mostrado en el Sevilla. Tenía claro que era una situación difícil, como la de los compañeros de profesión que aún hoy siguen sin equipo, pero a medio verano sabía que el Espanyol intentaría mover ficha por mí a la que pudiese, y fui rechazando todas las ofertas que me venían. La vida se trata de arriesgar. No sé dónde estaría si no hubiera venido el Espanyol, pero decidí jugármela y por suerte pude firmar aquí. Hoy puedo decirle que mejor decisión, imposible. Me he encontrado a un vestuario muy sano, un cuerpo técnico súper profesional, un club que sigue con la misma humildad y valores de siempre.

«La vida es arriesgar. Yo decidí jugármela por el Espanyol y hoy puedo decir que mejor decisión, imposible»


Sin equipo, esperó al Espanyol

¿Por qué tenía tan claro que debía esperar al Espanyol?

Yo soy así. Creía que era un buen momento para regresar. Cuando firmé por el Alavés, fue porque en 2017 me había lesionado de gravedad con el Barça en Mendizorroza y me sentía como en deuda, que debía volver allí. Y con el Espanyol sucedió lo mismo. Mi situación cuando estuve en categorías inferiores no fue la mejor, así que consideré que era un buen momento para darle la vuelta a la situación. Y está saliendo redondo.

Tanto ha dado la vuelta que enseguida ha conectado con la afición. ¿Ese clic es por el pundonor que ha demostrado, por ejemplo, cuando con 15 puntos de sutura en el Villamarín quería seguir jugando?

Es normal que la gente tuviera dudas, pero no por mi pasado, sino por el rendimiento. Quería que me valoraran a partir del momento en que comenzara a jugar. Y así está siendo.

Escudo/Bandera Espanyol

Lateral o extremo. ¿Dónde se encuentra mejor?

Jugando (Ríe). Lo bonito de esta profesión, que parece muy larga pero que dura tan poco, es jugar. Ahora estoy jugando de lateral por las lesiones de Óscar Gil y Miguelón, y ahí debo estar tratando de dar lo mejor de mí.

Después de militar en una quincena de equipos, ¿dónde se siente Aleix Vidal en casa?

Mi casa son todos esos lugares. Tengo la facilidad de adaptarme allá donde voy, he tenido la suerte de vivir la parte buena en todos los equipos, sin sufrir situaciones complicadas. Si me obliga a escoger, y aunque es muy difícil, quizá resaltaría Almería por todo lo que me dio.

«Poco a poco me van entrando ganas de meterme en el mundo del entrenador»


Su futuro tras la retirada

¿Dónde se ve Aleix Vidal una vez cuelgue las botas?

Hasta ahora, siempre que me preguntaban decía que me gustaría algo que no tuviera nada que ver con el fútbol. Pero poco a poco me van entrando las ganas de meterme en el mundo del entrenador… Tampoco será una decisión inminente, espero que llegue lo más tarde posible, aunque como es lógico cada año está más cerca. Lo que tengo claro es que no me quedaré de brazos cruzados. No soy hiperactivo, y sé disfrutar de momentos de tranquilidad en casa, pero nunca me quedo quieto.