No va más para Dembélé

Ousmane Dembélé, con sólo 20 minutos jugados esta temporada, se ha posicionado como el jugador clave del nuevo proyecto de Xavi Hernández, al que se le han abierto las puertas del cielo cuando se cumple la cuarta temporada del francés en el Camp Nou.

La frase de Xavi en su presentación en la que aseguró que “su renovación es prioritaria, bien trabajado puede ser el mejor futbolista del mundo en su posición. Tiene unas condiciones espectaculares. Es muy importante, eso sí, que tenga una mentalidad ganadora, que tenga rendimiento. Sí, su renovación es prioritaria ahora mismo” ha caído como agua de mayo en el jugador francés que actualmente se encuentra negociando su renovación. Dembélé acaba contrato con el Barça el próximo 30 de junio y la idea del Barcelona hasta ahora era la de renovarle para evitar que se fuera con la carta de libertad.

No obstante, las palabras de Xavi pueden cambiar el paisaje. Hasta ahora la situación era la de sospecha mutua entre las partes. Ni el Barça se fiaba del delantero a causa de sus continuas lesiones, ni el jugador veía que su futuro estaba en el club blaugrana. De un tiempo a esta parte, sin embargo, el jugador empezó a ver con mejores ojos la opción de seguir en el Barcelona, pero según cuentan en el Camp Nou, sus agentes eran los que más interesados estaban en demorar la renovación para poder negociar con otros equipos con la carta de libertad en la mano.

Pero las palabras de Xavi en su acto de presentación pueden haber dado un giro en la negociación en todos los sentidos. En la misma sala de prensa donde Xavi las pronunció, Laporta afirmó que “entendido”. Es decir, que la junta apuntaba el primer deber que les había encomendado el nuevo técnico. Por otro lado, desde el entorno del jugador aseguran que estas palabras son las que Ousmane estaba esperando de un técnico del Barça desde hace mucho tiempo.

De momento, tampoco parece que Dembélé vaya a tener la oportunidad de demostrarle a Xavi de manera inmediata que no está equivocado en su diagnóstico. Tras jugar 20 minutos en Kiev a un gran nivel en su reaparición tras haberse lesionado en la Eurocopa, Dembélé sigue de baja y no parece que pueda reaparecer ante el Espanyol. Quizás unos minutos porque el partido en el que el Barcelona se juega buena parte de la temporada se disputa el siguiente martes ante el Benfica en la Champions.

Pero más allá de estos dos partidos, la llegada de Xavi le ha abierto las puertas del cielo a Ousmane Dembélé, que se encuentra ante su última oportunidad como blaugrana. Si no funciona de la mano de Xavi, ya difícilmente funcionará con ningún entrenador. De momento, Xavi le ha dado confianza y le ha cambiado toda la estructura de preparadores físicos, algo que el delantero francés seguramente agradecerá como nadie dentro de la plantilla blaugrana.

Escudo/Bandera Barcelona