«Me quité el sombrero con Sainz»

A vueltas con las salidas, el GP de Sao Paulo tuvo dos y Carlos Sainz clavó una, la del sábado (ganó tres puestos en la primera vuelta) y falló aparentemente en la otra, la del domingo (perdió dos posiciones). En realidad, hay matices, según comentó el piloto madrileño con AS: «El procedimiento se hizo bien, idéntico en ambas, estoy bastante aliviado con eso porque hice exactamente lo mismo que el sábado. Otras veces soy yo el que no lo hace bien, pero esta vez lo clavé y debió bastar para una buena salida, por los números. Algo no funcionó correctamente en el embrague, o quizás hubo menos agarre del esperado en esa posición de la parrilla».

En cualquier caso, las arrancadas eran un punto fuerte del madrileño «en Toro Rosso, Renault o McLaren», cuenta él mismo, le temían sus compañeros, dicen los que vivieron en el garaje aquellas temporadas, mientras en el Ferrari se ha atragantado la faceta durante los primeros dos tercios de la temporada. Hubo que esperar hasta Rusia, cuando se hizo con la primera plaza ante Norris, para recuperar la mejor versión de partida de Sainz, que regresó en el esprint de Interlagos con un adelantamiento a Verstappen incluido. «He entrenado, no podéis imaginar cuánto, y esta semana hice dos procedimientos perfectos. Me he esforzado y he mejorado mucho», sostiene Carlos.

El equipo da buena fe de ello. Laurent Mekies, director de operaciones y máximo responsable de la escudería en ausencia de Binotto, respalda el esfuerzo del madrileño: «Me quité el sombrero, se puso segundo y fue un súper movimiento, bueno para su confianza y progresión. Hay mucho trabajo de simulador, sí. Cada equipo tiene procedimientos diferentes cuando llegan las salidas y ha trabajado muy duro para adaptarse a la manera en la que arrancamos aquí. Ha sido un camino frustrante porque ha habido algunas salidas complicadas este año». Horas después del arranque fugaz en el esprint, sucedía justo eso en la carrera, lo frustrante, eso que revela la dificultad en los procedimientos y la variedad de comportamientos de los embragues de la F1.

Binotto, desde Maranello, aplaudió el fin de semana de Sainz en Brasil, sexto en la carrera y séptimo en el Mundial a ocho puntos de su compañero, Leclerc. Con el punto del sábado, sólo cedió uno con respecto al monegasco. «Puedo juzgar lo que hace, y lo está haciendo muy bien. Desde la primera carrera estaba bien integrado en el equipo y aportaba su propia contribución, que es muy importante. Conforme avanza la temporada se ha desarrollado y ahora es capaz de ser agresivo en las salidas, donde siempre había sido muy fuerte. Gana confianza con el coche y con las estrategias de pilotaje y puede dar su mejor nivel en la primera vuelta. Y no solo». Buena señal, bueno para el futuro.