Muguruza sigue viva

Garbiñe Muguruza salió a flote frente a Barbora Krejcikova para acabar remontando un set (2-6, 6-3 y 6-4 en 2h:13) y seguir viva en las WTA Finals de Guadalajara (México). Se jugará el pase a semifinales el domingo frente a la sorprendente Anett Kontaveit, que con su 12ª victoria seguida ya cerró su plaza tras derrotar por 6-2 y 6-0 a Karolina Pliskova. El desenlace en tres sets hace que tanto Muguruza como las dos checas tengan aún posibilidades matemáticas de seguir peleando por la corona.

Garbiñe y la actual campeona de Roland Garros habían jugado este curso en tres ocasiones. En Dubái, Muguruza se llevó el título ya con pique. En Cincinnati y el US Open, el triunfo fue para la ahora número tres del mundo (arrancó el año 75ª) que con sus parones acabó desquiciando a la caraqueña. Esta terminó acusándola de «poco profesional». Nerviosa, ya de entrada Garbiñe encajó un break, que recuperó, pero se metió en un carrusel de errores (18 en la manga por sólo dos winners) y de negatividad que terminó costándole el set sin que la tenista de Brno, de 25 años, hiciese demasiado por ganarlo.

Sin embargo, Muguruza, en su cuarta participación en unas Finals, se sacudió el ofuscamiento. Una mejor defensa, un saque más afilado, una actitud más positiva y la diana sobre el drive (el peor golpe de Krejcikova) se tradujeron en un break para 3-1, y aunque la checa lo neutralizó, la española logró otro para 5-3 y saque. El partido tomó otro cariz, porque Garbiñe hacía méritos para darle la vuelta.

Muguruza, actual número cinco del mundo, prometió tras perder con Pliskova «pelear hasta el final». Y así lo hizo. En el tercer juego de la manga definitiva no se desesperó tras perder un break por no reclamar una bola que se fue fuera y continuar la jugada. Siguió remando y materializó la sexta pelota de rotura para terminar de desatarse. Gestionó su ventaja y pudo gritar con rabia y alivio para celebrar su triunfo.

«Ha sido un partido durísimo, pero es increíble cómo me ayudó la grada desde el segundo set para remontar. No comencé bien y tuve que motivarme para sacar todo lo que tenía», resumió. Estaba muerta y resucitó.