Carlos Sainz fue gigante y Hamilton, una bestia

Un esprint frenético que confirma, a pesar de lo que suceda en los despachos, que el Mundial 2021 todavía tiene muchas emociones que ofrecer: Bottas batió a Verstappen, le restó un punto muy valioso y defendió el honor de Mercedes; Carlos Sainz brilló como nunca para acabar tercero y un Hamilton herido en su orgullo remontó como una bestia, quince posiciones, para mantener sus opciones de título frente a la versión errática de ‘Max’, que falló en la arrancada y no pudo con un Valtteri justo de neumáticos. Pura emoción por si alguien, todavía, duda de este formato.

La salida fue espectacular: Bottas soltó el embrague mejor que Verstappen y le pasó con facilidad en las ‘Eses de Senna’. Tras ellos, Carlos Sainz, que partía quinto con el neumático blando (apuesta arriesgada), se coló entre Gasly y Checo y se los comió en 300 metros. Como no era suficiente, se fue a por el líder: le atacó en la recta de atrás, se pegó como una lapa y tiró el coche por el interior en la curva 4. A Max no le quedó más remedio que levantar e irse por la hierba para evitar al Ferrari, cediendo así la posición. El madrileño se situaba segundo y su estrategia, la de partir con los neumáticos rojos de Pirelli, se confirmaba como la más adecuada.

El puesto no era real, Carlos pudo contener al primer envite de Red Bull pero en cuanto se abrió la ventana del DRS, a las tres vueltas, Verstappen le pasó y se puso a tirar. Tras el español, estaba Checo, correoso, muy agresivo, llegó a emparejarse en varias ocasiones con el SF21 en la primera frenada pero Sainz se defendió con seguridad. Conforme avanzó la carrera, el colchón de Carlos se amplió hasta superar el segundo y despedirse de la distancia peligrosa, pero Pérez guardó una última oleada para el ‘rush’ final. No importó, así consolidó Sainz el tercer puesto en la parrilla del domingo, que no es un podio y sólo otorga un punto, pero vale mucho: ahí hay un líder para Ferrari.

«Trabajé mucho para recuperar estas salidas»

Tras la clasificación al esprint, Carlos Sainz charló con AS en el paddock de Interlagos. ¿Cómo lo hizo en la salida? «Trabajando duro en las salidas, en McLaren y Renault sé que era uno de los mejores, si no el mejor, en las salidas, estadísticamente, y sé que en Ferrari eso no ha sido así, por eso llevo trabajando mucho desde el verano para recuperarlo. Empieza a dar sus frutos, hay que seguir trabajando porque mañana puede ser diferente, pero vamos mejorando». Para este domingo cautela: «Hoy, mantener a Checo detrás ha sido difícil. Iba con el blando y él con el medio, y con un Red Bull. Pude hacerlo, pero en la carrera tienen 71 vueltas para intentarlo en vez de 24, además de las paradas, con un ‘undercut’ o ‘overcut’ muy sencillo para ellos porque su coche va ocho décimas más rápido. Pero si hay un error de alguien, o un choque, queremos ser los primeros detrás de ellos para intentar un top-4, o un podio, si se puede».

Remontada implacable del campeón

Por detrás el protagonista indiscutible fue Hamilton. Salió último con el cuchillo entre los dientes, su carrera fue una remontada constante de pura rabia tras la descalificación, horas antes, por las irregularidades que halló la FIA en su alerón trasero. Pudo con muchas piezas de caza mayor: Alonso, Ricciardo, Vettel, Gasly, Leclerc, Ocon… progresó hasta la sexta plaza, que parecía suficiente, y asestó un último navajazo para superar a Norris en la última vuelta. El quinto en la clasificación se traduce en un décimo en la salida del GP de Sao Paulo, este domingo, al sumarle la penalización por cambiar el motor. No es nada descabellado que el campeón del mundo pueda alcanzar puestos de podio en una carrera sin incidentes y así, salvar la papeleta. Delante, al menos, su compañero lo está poniendo todo de su parte.

Salida complicada para Alonso

En cuanto a Alonso, perdió posiciones en la salida y se encontró a partir de entonces con un esprint poco agradable, en el incómodo tren del DRS, persiguiendo a un McLaren y un Aston Martin sin posibilidad de adelantarlos. Del noveno en parrilla cayó al 12º. Aunque una vez se pasa la emoción del momento, la realidad cae por su propio peso: el grueso de los puntos se reparten el domingo.