Tite apuesta por Cunha

Matheus Cunha está contando con pocos minutos en el Atlético. Como todo fichaje joven con Simeone, el jugador de 22 años necesita un periodo de adaptación que está llevando a cabo sin rechistar, y más teniendo en cuenta la enorme competencia rojiblanca en la delantera, multiplicada con la llegada de Griezmann, el buen momento de João Félix, la capacidad de resiliencia de Correa y el gol indiscutible de Suárez.

Sin embargo, Cunha ha mantenido inamovible su estatus en la selección brasileña. Un puesto en la delantera que se ganó gracias a su gran papel en los Juegos Olímpicos, donde consiguió tres goles como punta de lanza, uno de ellos en la final contra España, y fue capital para que Brasil se llevase la medalla de oro. Desde su fichaje por el Atlético, Cunha se ha convertido en un fijo para Tite, al que no le afecta que todavía no haya sumado ninguna titularidad como rojiblanco o que hasta el momento únicamente sume 158 minutos.

19

Cunha, firmado desde el Hertha de Berlín para dar un recambio a Suárez en punta pese a que en Alemania siempre había destacado como segundo delantero, ha estado citado con Brasil en las tres listas posteriores a su incorporación. Una lesión muscular que le impidió estar contra el Barcelona le había apartado del combinado nacional durante el último parón, pero el seleccionador ha vuelto a confiar en él después de estrenarse como goleador contra el Levante y a pesar de haber sumado solamente seis minutos en los dos últimos compromisos ligueros. Cunha no llegó a entrar contra el Valencia en un partido que parecía controlado y que se torció en el descuento cuando Hugo Duro consiguió un doblete para poner las tablas en el marcador.

Y es que, si algo ha tenido Cunha en su poca participación con el Atlético, es que el equipo ha tenido habitualmente un resultado muy positivo con él sobre el campo, con un balance de siete goles a favor, uno en contra (Bardhi para igualar su propio gol) y ocho puntos conseguidos con Cunha en el césped. Y con Brasil volvió a suceder. Tite, que había convocado a Cunha por delante de Vinicius (el jugador del Madrid acabó entrando en la lista por la lesión de Firmino) y de futbolistas de mucho calado internacional, dio entrada al rojiblanco en el minuto 64 del partido contra Colombia con 0-0 en el marcador. Paquetá consiguió romper la igualada y Brasil certificó su clasificación para el Mundial de Qatar con Cunha sobre el césped.

Esos 26 minutos contra Colombia significan el tercer partido con más participación de la temporada de Cunha tras los 31 que jugó contra el Alavés… y los 65 con el Hertha de Berlín frente al Colonia en la primera jornada de la Bundesliga antes de cerrar su fichaje por el Atlético. Sin embargo, el futbolista de 22 años está mentalizado en seguir trabajando para ser cada vez más importante con Simeone. Es consciente de que todo fichaje tarda en encontrar un hueco y que la llegada de Griezmann en el último minuto del mercado dificulta su participación, ya que el francés se sabe todas las lecciones cholistas de memoria. En Brasil demuestran la confianza que tienen puesta en él y Cunha quiere llegar a trasladarla también a su club, donde ya ha conseguido estrenarse como goleador.