Paula Badosa sigue de dulce

Paula Badosa, la cuarta española en jugar el Masters femenino, debutó con una impresionante victoria ante la número dos del mundo en el Centro Panamericano de tenis de Guadalajara (México). La catalana tumbó a Aryna Sabalenka por 6-4 y 6-0 en 1h:16.

Badosa volvía a las pistas 25 días después de su estallido en Indian Wells. Instalada ya en el top-10 mundial, quedaba por ver cómo reaccionarían su cabeza y su físico ante la situación de verse entre las ocho mejores del curso. Ante el final de un año en el que ha ascendido 60 puestos en el ranking WTA, cuando el cansancio ya paraliza las piernas y nubla la mente. Y manejó la situación con maestría.

Sabalenka salió en tromba. Alarido tras alarido, salvaje en sus golpes aunque a veces atropellados, se situó 4-2 en el primer set en modo vendaval. La de Minsk, que no jugó Indian Wells al contraer la COVID-19 (no estaba vacunada y se convenció para hacerlo tras infectarse), metía miedo… A todos menos a Badosa.

Con aplomo, la española logró un contrabreak inmediato, varió sus saques, neutralizó los palos de la semifinalista en Wimbledon y el US Open con reveses paralelos a la velocidad de la luz y fue metiendo a la bielorrusa en un lío. Desde ese 4-2 en contra encadenó diez juegos seguidos para ganar el primer set (6-4) y abrochar el segundo con un rosco. Tremenda, con la número dos desarbolada (31 errores no forzados y ocho dobles faltas). En Cincinnati, en su único enfrentamiento, ya la había ganado en tres sufridos sets. En Guadalajara, la acabó pasando por encima aprovechando las cinco bolas de break que tuvo. No perdonó ni una.

«Estoy muy feliz de mi rendimiento, no esperaba que pudiera jugar un partido casi perfecto, y más en estas condiciones», dijo aludiendo a los casi 1.600 metros de altura de la capital del estado de Jalisco. «He sido agresiva cuando era necesario y jugué con confianza», se alegró la española.

Badosa domina el grupo Chichén Itzá y el sábado se enfrentará a Maria Sakkari, la griega que aplastó a Iga Swiatek por 6-2 y 6-4. «Cada partido es complicado y será una batalla, porque aquí están las mejores del mundo, pero estoy supermotivada por estar en México», resumió al final ante el apoyo del público, que ya parece haber elegido a su favorita. Por méritos.