«Miente quien diga que Messi llegaría tan lejos…»

Oriol Riera (3-7-1986, 35 años, Vic, Barcelona) fue un canterano del Barça que prometía mucho. Pareja de Messi en ataque desde juveniles y compañero de habitación y andanzas, llegó a jugar en el primer equipo de la mano de Rijkaard en Liga, Copa y Champions. Pero con 20 años, quizás superado por los acontecimientos, decidió volar de La Masia. Desde entonces ha sido un nómada del fútbol. En esta entrevista que ha concedido a AS relata su trayectoria como futbolista y sus experiencias iniciales como entrenador.

¿Cómo le ha ido su experiencia como entrenador en las sesiones AFE?

Muy bien. Ya tuve una anterior como segundo en el filial del Alcorcón la pasada temporada y en las Sesiones AFE hemos cumplido el objetivo de que hicieran buenos entrenamientos y partidos, y muchos de ellos han encontrado equipo que es el fin último.

Oiga, su trabajo, entiendo, que debió ser más de psicólogo que de entrenador, lo digo porque son futbolistas en paro y su moral debe estar un tanto quebrantada.

Sí, puede ser. La labor es de gestión de un grupo humano que está débil. Son chicos que han estado en Segunda, Segunda B y Tercera y que están tocados porque las fechas en las que se hicieron las Sesiones AFE fueron a mediados de agosto y las plantillas de los equipos estaban prácticamente confeccionadas. Pero logramos hacer un grupo tremendamente unido, que jugaron muy bien al fútbol y de hecho ganamos los tres partidos ante Alcoyano, Valencia y Elche Ilicitano. Acabamos muy satisfechos, porque han sido unas de las mejores Sesiones AFE de las veintitantas que se llevan realizadas.

¿Y ahora qué planes tiene Oriol Riera a corto-medio plazo?

Pues seguir por el camino que me tracé cuando dejé el fútbol en esta nueva aventura como entrenador. A ver si hay suerte, porque es un mundo donde hay mucha competencia, y recibo una oportunidad pronto. De momento, seguir viendo entrenamientos y partidos para estar al día. La labor de comentarista que estoy haciendo en el programa de la televisión catalana ‘Gol a gol’, en la que hago el análisis previo y posterior de los partidos del Barça, y también en la radio, me está ayudando mucho.

Antes lo ha comentado: hay mucha competencia en el mercado de entrenadores. ¿Ahora que está dentro, se dan oportunidades a técnicos jóvenes como usted?

Hay mucho miedo en los presidentes y directores deportivos a dar una oportunidad al entrenador joven que pueda tener en su plantilla jugadores de su misma edad. Lo fundamental no sólo es entrenar bien, sino saber gestionar ese grupo y ahí está la clave. Yo soy optimista de que me llegará pronto una nueva oportunidad.

«Yo no estaba preparado para asumir lo que conlleva ser jugador del Barça y nunca me arrepentí de marcharme»

Vayamos con su trayectoria como futbolista: después de comenzar en equipos del entorno de Barcelona, se fue al Espanyol y después al Barça. ¿De cuál se siente más canterano?

Yo tengo una gran estima por el Espanyol y, de hecho, le deseo lo mejor, pero yo soy culé: estuve ocho años en el Barça, me dieron la oportunidad de dar el salto al primer equipo y todo lo que aprendí me marcó en mi carrera y ahora como entrenador.

¿Qué tiene de especial La Masia?

No sólo la forma de jugar al fútbol, sino los valores que se transmiten. Yo he visto a futbolistas muy buenos no jugar porque sus notas no eran adecuadas; he visto a futbolistas, siendo los mejores de sus equipos, ser expulsados de La Masia por actitudes incorrectas… Es un todo, fútbol y forma de vida.

Usted ha mamado el ADN Barça. ¿Ahora que es entrenador, lo lleva a la práctica?

No se debería copiar al cien por cien todo. Es evidente que esa forma de juego la tengo interiorizada, pero he estado en otros equipos con un estilo de fútbol completamente diferente y al final he forjado mi propio libreto con todo lo que he ido adquiriendo.

«Tenía claro que si a los 25 años no llegaba a ser profesional, lo dejaba»

En la cantera del Barça y en el primer equipo coincidió con Piqué, Cesc, Xavi, Iniesta y con Messi, que era su pareja de ataque. ¿Qué relación tenían?

Yo a Messi, que tiene un año menos que yo, le conocía ya del fútbol base, donde tuvo muchos problemas por temas de su ficha y luego tuvo una lesión importante que le apartó de jugar un tiempo. Cuando verdaderamente empecé a tratar con él fue cuando yo estaba en el Juvenil de División de Honor y él estaba en el Juvenil de primer año y subió con nosotros para ayudarnos a crecer, de hecho, llegamos a una semifinal de Copa Juvenil, que nos eliminó Osasuna, y el año siguiente conseguimos la Copa de Campeones. El Barça decide en su momento apostar por él y por mí y nos suben a entrenar con el Barça B, él con 16 y con 17, y desde ese momento íbamos siempre juntos, compartíamos habitación… Teníamos un vínculo estrecho.

¿Y ese vínculo se ha mantenido en el tiempo, tenéis contacto?

No. Cuando él subió al primer equipo, ya se hizo su entorno, siguió con su vida y yo con la mía. Es verdad que cuando nos hemos enfrentado, hemos hablado antes y después de los partidos, pero ya está. Además, los dos entonces éramos bastante introvertidos, pero si hubiéramos tenido el carácter que tenemos ahora, igual hubiéramos mantenido el contacto.

¿Pensaban que llegaría a convertirse en uno de los mejores futbolistas de la historia?

La gente que diga que sí, miente. Yo estaba convencido de que llegaría a Primera División y que sería un jugador importante, pero conseguir todo lo que ha logrado, para nada. Es una pasada. Yo estoy convencido que dentro de 50 años se hablará de Messi como el mejor de la historia.

«Falta información para saber por qué Messi se ha ido del Barça. Es una pena»

¿Qué opinión le merece que tuviera que dejar el Barça en verano?

Es una pena. El famoso día en el que se pasa del ‘sigue’ a ‘no se puede hacer’ nos dejó tocados, pero yo creo que no sólo a los hinchas del Barça, porque Messi es un emblema mundial y estábamos convencidos de que él y el club irían de la mano hasta el final. Yo pensaba que, como Totti en la Roma, se quedaría en el Barça con el mínimo salarial y disfrutaría y disfrutaríamos de sus últimos años en el Barça.

¿Cree que Laporta ha engañado al socio? porque su bandera electoral fue que Messi se quedaría…

Yo creo que no. Laporta se ha ido encontrado por el camino de su presidencia actual en el Barça situaciones que le han trastocado, a pesar de que podría tener sus hipótesis previas. El Barça está en una profunda crisis y él va tapando agujeros como puede, pero tengo la sensación de que nos falta información. Yo creo que será difícil saber a ciencia cierta por qué Messi se fue del Barça, pero estoy seguro de que Laporta ha hecho todo lo que estaba en su mano para que Leo se quedara.

¿Y cuándo escuchó de Laporta que esperaba que Messi jugara gratis qué pensó?

Pero, según ha dicho Messi, eso nunca se lo dijeron a él. De todas formas, cómo le vas a pedir al mejor jugador del mundo que juegue gratis cuando otros están cobrando y algunos no han querido bajarse el sueldo. Me hubiera gustado que se hubieran sentado y preguntado Laporta y Messi hasta qué límite podían llegar cada uno.

«Yo creo que Laporta hizo todo lo que pudo para que Messi siguiera, pero cómo le vas a pedir al mejor jugador del mundo que juegue gratis…»

Usted llegó a ser convocado por Rijkaard en Liga, en Copa e incluso en la Liga de Campeones. ¿Llegó a imaginar que haría carrera en el Barça?

No, pero lo digo a posteriori, si me hubieran preguntado en ese momento, hubiera dicho que sí. Yo ahora sé que no estaba preparado para asumir todo lo que conllevaba jugar en el Barça. De hecho, si me preguntan los recuerdos de mi debut, son muy vagos, aunque en ese momento fuera la ilusión de mi vida.

¿Por eso dejó el Barça, porque le pudo la presión?

No creo que fuera eso, porque después bajaba al Barça B o al C y destacaba. De todas formas, en aquel momento confluyeron muchas cosas: hubo un problema con el club, cambié de representante, tuve una lesión importante y cuando me recuperé y empecé con el filial ya había otro que lo hacía mejor, también tuve una discusión con un entrenador por un problema de estudios… Se generaron una serie de fricciones que provocaron que yo dijera ‘se acabó’. Incluso llegué a plantearme dejar el fútbol. Así que decidí marcharme y renunciar a un contrato de tres años con el Barça, que pagaba muy bien.

¿Y con el tiempo llegó a arrepentirse?

Nunca. Siempre he pensado que es mejor dar un paso atrás para seguir adelante. Cuando uno está a gusto en un sitio es capaz de sacar su mayor potencial. De hecho, en el Barça ya lo hice. Cuando he comentado que tras la lesión me costó entrar en el Barça B, iba con el Barça C porque yo lo que quería era jugar. Yo tenía claro que si a los 25 años no llegaba al mundo profesional, lo dejaba y apostaba por otra faceta. Por suerte sí llegué al profesionalismo y estoy muy orgulloso de mi carrera como futbolista.

«¿Cuándo el Barça ha sido mejor?, cuando se ha apostado por la cantera»

Además de talento y trabajo, en el fútbol hay que tener suerte, estar en el momento adecuado y en el sitio justo. ¿Cuándo ve que en la actualidad se están asentando en el primer equipo jugadores como Ansu Fati, Pedri, Gavi, Nico…, siente envidia de que su época en el Barça no era tan propicia para los jóvenes?

No, pero es verdad que cada época tiene su historia. Ahora, por economía, el club tiene que apostar sí o sí por los jóvenes, que por otra parte están demostrando que están capacitados para estar en el primer equipo. El problema es que otras veces en las que la situación no era tan acuciante como ahora, el club no ha apostado por los jóvenes. ¿Cuándo el Barça ha sido mejor? cuando se ha apostado por la cantera.

Decide dejar el Barça y está a punto de ir al Legia de Varsovia y, sin embargo, acaba en la Cultural Leonesa, en Segunda B. ¿Qué ocurrió?

Como ya he dicho, pedí marcharme del Barça y el club no puso ningún problema. Me fui a Varsovia con un precontrato, pero el presidente del Legia no se presentó a firmarlo. De hecho, en el partido de presentación del Legia, que era ante el Celtic, estaba anunciada mi presencia, pero yo dije que sin estar firmado el contrato no jugaba, así que al día siguiente me volví, el Barça me dejó seguir entrenándome y surgió lo de la Cultural, y acepté, aunque cobraba casi para vivir al día.

Fue casi empezar de cero, pero lo hace bien en León, ficha por el Celta, para el filial aunque llega a jugar con el primer equipo, y después Córdoba y Alcorcón, en Segunda, y en 2013 vuelve a Primera, con Osasuna, aunque sólo está un año porque se marcha al Wigan inglés. Juega poco y regresa al Deportivo, en Primera. Y en 2016 vuelve a Osasuna. ¿Cree que le ha costado hacerse un hueco en el profesionalismo?

Unos cogen el camino más rápido y a mí me costó más, de hecho, llegué a Primera con 27 años, pero tengo claro que a mí nadie me ha regalado nada. No cambio ni una sola decisión de las que tomé cuando fui futbolista.

«Por supuesto que Xavi está capacitado para sacar a este Barça adelante»

¿Por qué decide con 31 años marcharse a jugar a Australia? ¿Ya no tenía hueco en el mercado de España o quizás en Europa?

Me quedaba un año más en el Deportivo, pero el anterior, donde jugué cedido en Osasuna, fue muy difícil y tenía la sensación de que necesitaba resetearme e irme lejos, a un fútbol diferente, a un país diferente. Tenía una oferta de un club importante de Israel, pero decidí irme con mi familia a Australia, y la verdad es que la experiencia fue muy positiva.

Vuelve a España al Fuenlabrada, en Segunda, y con casi 34 años decide retirarse. ¿Dónde ha sido más feliz?

En Pamplona, tanto yo como familia, de hecho, allí nació mi primera hija. Allí exploté como futbolista y como persona hay un Oriol Riera antes y después de estar en Osasuna.

Vuelvo a preguntarle por el Barça. Más allá de tener ADN Barça y ser un ídolo de la afición, ¿cree que Xavi está preparado para sacar adelante a este Barça?

Yo estoy convencido. Ha estado entrenando en Qatar, y qué, sabe lo que es el Barça, ha sido un jugador ‘top’ y está familiarizado con las normas, la exigencia y el trabajo, que quizás se echaba en falta y él ya ha dicho que lo va a restaurar. Y lo mejor es que va a tener el respeto de todo el mundo. Yo espero de Xavi que nos dé algo diferente, que no sea ni Guardiola ni Luis Enrique, porque el ADN Barça es muy amplio.

«¿El Balón de Oro? Para Lewandowski. Marca diferencias. Si jugara en otra selección, ya lo tendría»

Otra cuestión que está en el centro del debate. ¿Este Barça tiene nivel para pelear por todas las competiciones?

Si todos los jugadores estuvieran a pleno rendimiento, la plantilla del Barça es muy buena, el problema del Barça es que hay un trabajo mal hecho de años atrás que ha generado una serie de hábitos que han tenido consecuencias en forma de lesiones, resultados irregulares. Yo creo que para la Champions no le da, pero yo creo que a ninguno de la Liga española le da para dominar, aunque sí compitan, porque hay equipos muy superiores, como se está viendo.

Dos para acabar: usted que ha sido delantero, ¿si tuviera que fichar a uno, a Haaland o a Mbappé?

Los dos son muy buenos jugadores, pero me faltan cosas de ambos. Si tuviera que elegir a uno, a Mbappé.

¿Quién merece ganar el Balón de Oro, a quién se lo daría usted: Messi, Benzema, Lewandowski o Jorginho?

Lewandowski sin ninguna duda. Si en lugar de ser polaco fuera de otra selección, ya lo tendría. Marca muchas diferencias.

Muchas gracias.

A ustedes.