Una final que nadie esperaba

Con Grecia se torció la cosa, con Grecia toca enderezarla. No queda otra. España visita Atenas con la obligación de ganar para seguir dependiendo de sí misma en las eliminatorias que conducen al Mundial de Qatar. Esta es la primera escala para lograr el ansiado pasaporte, la segunda aguarda el domingo en Sevilla, con Suecia como rival. La envenenada repesca asoma las orejas por el horizonte y hay que espantar cuanto antes esos fantasmas (sigue el partido de hoy en directo en As.com).

Para añadir más dramatismo al envite, una plaga de lesiones ha sacudido a la Selección. Lo hizo antes incluso de que Luis Enrique diera la lista de convocados, pero también después. En Atenas no estarán dos de las perlas del Barça, Ansu Fati y Pedri, que se antojaban indispensables para el seleccionador por el talento que atesoran y por la excelente respuesta que han ofrecido cuando se han enfundado la roja. Tampoco estará Ferran Torres, por ejemplo, que tanto brilló en la Final a Cuatro de la Nations League, ni Oyarzabal, Marcos Llorente o Gerard Moreno. Eric Garcia y Yeremy Pino, para sumar aún más mala suerte, se cayeron de la lista en la última jornada liguera.

Así que Luis Enrique ha debido rearmar el bloque que tan buenas sensaciones ofreció en la citada Nations League y en la Eurocopa. Y ha recuperado algunos fijos de la historia reciente de La Roja, como Carvajal, que regresa tras más de un año de ausencia debido a las lesiones que ha ido encadenando y que en el Real Madrid han permitido inventar de la nada un lateral derecho como Lucas Vázquez. El madridista podría entrar en el once con el que saltemos al campo si se apuesta por laterales ofensivos para hacer frente a un rival fabricado con TNT. Jordi Alba debería formar en el otro flanco, con Laporte y Pau Torres como centrales. Una pareja que dista un mundo respecto a la que alineó Luis Enrique en el arranque de la fase de clasificación, el mencionado duelo con Grecia que acabó en empate a uno y que se ha convertido en una mochila llena de ladrillos. Aquel día, el 25 de marzo de este mismo año (parece que ha llovido mucho pero el gazpacho de eliminatorias, Eurocopa y Nations League descoloca a cualquiera), fueron Ramos y Eric Garcia quienes formaban en el centro de la zaga. El gol de Anastasios Bakasetas nos dejó fríos en el Nuevo Los Cármenes. Hoy no podrá repetir crochet a la mandíbula hispana, pues el capitán heleno y delantero del Trabzonspor se lesionó la rodilla en el partido frente al Besiktas del pasado sábado. Tampoco estará disponible para John van’t Schip Pantelis Chatzidiakos, expulsado en el último duelo de las eliminatorias jugado por Grecia y saldado con derrota por 2-0 en Suecia.

En el centro del campo habrá que ver si Soler recupera la titularidad, aunque si nos atenemos a la máxima de para qué tocar lo que funciona, Gavi debería ser titular tras su bautismo con nota en la final de la Nations League frente a Francia. En ese partido dejó claro que el balón no le quema en las botas y que la presión no va con él. Al parecer, no va con ninguno de los que integran la convocatoria, y por descontado tampoco con quien dirige la nave. ¿Presión? Habla Luis Enrique: «La llevo aguantando desde los 19 años cuando debuté con el Sporting y a mí me va la marcha». No tenemos ninguna duda. Y para marcha, el rock & roll que nos espera esta noche en Atenas.