Una brava Muguruza acaba claudicando ante Pliskova

Garbiñe Muguruza puso el tequila, pero Karolina Pliskova aguantó los tragos en el partido de debut de las dos ex números uno en las WTA Finals de Guadalajara. La española, que visitó antes del torneo el ‘pueblo mágico’ del mismo nombre donde se produce el aguardiente, llegó a salvar tres bolas de partido en un partido bravo, pero acabó sucumbiendo por 4-6, 6-2 y 7-6 (6) en 2h:26 frente a la checa.

Las dos tenistas renunciaron a las Finales de la Billie Jean King Cup la semana pasada para poder adaptarse a los 1.566 metros de altitud de la capital de Jalisco que hace volar la bola. Y les costó medir sus golpes en el primer parcial. De entrada, la checa de 29 años y 4ª del mundo, se colocó break arriba con 2-0. Pero una Garbiñe muy enchufada se adjudicó cuatro juegos seguidos, valiente y buscando el revés de una de sus ‘bestias negras’ con la que presentaba un balance negativo de 8-2. Su arrojo le dio el parcial. 

Pero Pliskova, líder del circuito en aces, ajustó su cañón y corrigió el rumbo. Sacó bien y restó como una bestia, más directa, para acabar el segundo set con dos quiebres y sólo cuatro errores no forzados frente a los 18 del primer parcial.

La tercera manga se desarrolló con tintes dramáticos. Con la española, en su cuarta participación en las Finals, buscando siempre el partido. Logró una rotura de inicio, hizo contrabreak Pliskova, salvó Garbiñe una bola para 5-4 y saque de Pliskova, levantó dos bolas de partido después, llegó a tener una de break para 6-5 y servicio, la perdió. Remó y llegó al tie-break donde se situó 3-1, lo desperdició, salvó otra bola de partido y a la cuarta, con el público empujándola, claudicó. El drama terminó con alegría de la torre checa.

Ahora, la española tendrá que enfrentarse el viernes a Barbora Krejcikova, que perdió por 6-3 y 6-4 frente a Anett Kontaveit, la estonia que engarza 11 victorias y mete miedo con cuatro títulos en los siete últimos torneos.