Sin tiempo para descansar, y no es un tópico, la Fórmula 1 se despliega este fin de semana en Interlagos para celebrar el GP de Brasil. El Mundial visitó México la semana pasada y estará en Qatar la próxima, dentro de un triplete de carreras consecutivas en el que los integrantes del paddock acumularán cerca de 45 horas de vuelo. Pesa la fatiga después de 18 carreras y con sólo cuatro para terminar la temporada. Los mecánicos sufren, la frecuencia de errores en los pit-stop no es casual, y los pilotos también llegan con lo justo a la fase decisiva.

Entre los Autódromos Hermanos Rodríguez y José Carlos Pace, algunos pilotos como Sainz viajaron el mismo lunes a Brasil y otros, como Alonso, hicieron escala en la costa mexicana. El asturiano señala las incongruencias del calendario: «Espero que encontremos mejores soluciones para el futuro, porque Austin está a una hora y media de México, estuvimos allí hace dos semanas y es raro que dos carreras tan cercanas se separen por dos semanas, y otras con cambio de continente sean consecutivas».

«Yo estoy bien. Para nosotros, que no luchamos por el título, aparte de Hamilton y Verstappen, es una temporada larga con muchos viajes. Este triplete no es conveniente, cada carrera se separa por un vuelo de 12 horas y tenemos que correr en tres fines de semana consecutivos. Para el equipo y los mecánicos, que acaban tarde de empaquetar todo, hay que intentar ahorrar esfuerzos. Tomarán un avión, llegarán a Brasil y montarán todo el garaje otra vez. Está al límite para ellos», explica Fernando sobre los desafíos de la temporada fuera de los circuitos.

Carlos Sainz, preguntado por AS al respecto, comentó que «la semana de vacaciones antes de México» le sirvió para recargar baterías. «Es bastante extremo. Venía de un año muy duro, he pasado muchas horas en el simulador y en la fábrica. Yo estaba empezando a notar que se me acumulaba el cansancio del principio del año, la intensidad que hay que poner a la integración y adaptación al equipo. Esa semana me vino bien para resetear», dijo el madrileño.

Carrera de clasificación

En Brasil hay otra particularidad: el viernes hay clasificación y el sábado, el esprint de 100 kilómetros que configurará la parrilla del domingo. Verstappen, líder con 18 puntos sobre Hamilton, ganó los dos F1 Sprint disputados en 2021, en Silverstone y Monza, y curiosamente un día después, en ambos casos, se chocó con el inglés. No es casualidad: la carrera del sábado, tan explosiva, calienta un ambiente ya de por sí tenso. Red Bull y Mercedes estarán menos distanciados que en México y todo puede pasar. «México podía ser uno de los peores, en Brasil tendremos un coche más sólido», augura Wolff. La previsión no descarta un fin de semana pasado por agua. Por delante, sólo quedará Qatar, Arabia Saudí y Abu Dhabi.