Alcaraz: «Tengo muchos puntos débiles, pero si los digo…»

Satisfecho por haber pasado a las semifinales de las NextGen ATP Finals de Milán tras ganar al argentino José Manuel Cerúndolo este jueves, Carlos Alcaraz valoró el hecho de haber alcanzado otro registro de precocidad como el que consiguió en su momento Rafa Nadal: «Estoy muy contento por tener una buena regularidad en un año, 30 victorias en la ATP. Significa que he hecho un buen trabajo y, de cara al año que viene, que tengo que intentar superar esa cifra».

Uno de las claves de su buen papel en el torneo está siendo el servicio, cada vez más potente y preciso. «La pretemporada del año pasado y esta he intentado mejorar el saque. El año pasado ajustamos el movimiento porque tuve problemas abdominales y necesitaba hacerlo de una manera que no me afectara tanto. Siempre ha sido un objetivo, porque es un arma muy importante ahora mismo en el tenis», explica el murciano de 18 años, que no se deja tentar por los cantos de sirena en forma de alabanzas que le llegan por todos los lados. «Hay muchas cosas en las que tengo que mejorar, soy joven y tengo muchos puntos débiles, pero si los digo, me estaría echando piedras contra mi propio tejado».

Un aspecto en el que está poniendo especial incidencia en su trabajo es «la concentración». «Intento tener la máxima activación posible cuando salgo a la pista, es algo en lo que estoy trabajando. En el calentamiento estoy pendiente de entrar al primer punto como si fuera el último», argumenta. ¿Y que hace cuando no juega o se entrena? «Hay poco tiempo, pero me gusta ir a pasear, ver la ciudad en la que estoy, junto con el equipo, reírme con ellos, ver series y ver tenis si hay otros torneos u otros partidos en el mío».