«Sabéis menos que Luis Enrique»

El entrenador guipuzcoano volvió el pasado domingo a reinar en Sevilla con una victoria en el derbi ante el Betis, la cuarta (y un empate) en cinco duelos de máxima rivalidad. El sevillismo, que receló de su fichaje hace tres veranos, claudica ante unos resultados rutilantes, que en muchos casos son los mejores de la historia del club de Nervión.

Ya más en frío, ¿nota la felicidad del sevillismo después de otro derbi más ganado?

Por supuesto. Quizá mucha gente desconozca lo que es un derbi, pero los que llevamos tiempo en Sevilla sabemos lo mucho que significa ese partido para el sevillismo y también para el beticismo.

Y la guasa.

La guasa y el cachondeo están, claro, pero a mí me gustaría resaltar también la gran convivencia que existe en esta ciudad. La pasión que hay antes y cómo se convive posteriormente. Eso debería ser un ejemplo en todos sitios.

Desde Madrid se ha criticado a Monchi por saltar al césped del Villamarín a celebrarlo con los sevillistas.

No estoy muy al tanto de ese tema pero Monchi es apasionado, lo siente así y es transparente. No hay nada malo ni negativo y lo hace desde el respeto absoluto hacia el rival. Yo también lo tengo y de los béticos siento lo mismo. Y en el propio estadio, porque el Betis nos trató muy bien.

«Dicen que uno no sabe lo que es un derbi hasta que lo pierde»

Usted lleva cinco, ha ganado cuatro y empatado otro. ¿Y el día que pierda?

Dicen que uno no sabe lo que es un derbi hasta que lo pierde. Aunque al final son tres puntos. Luego sabemos del peso que tienen estos partidos en la ciudad pero la resaca se pasa y lo que quedan son los puntos. Estamos en noviembre todavía y pasamos página rápido. Hay un parón pero, si no, ya mañana no estaríamos hablando del derbi.

Alavés, Wolfsburgo, Atlético, Athletic, Villarreal, Barcelona… No suena fácil.

Sí. Hay que prepararse para lo que viene, que es durísimo, de una exigencia bestial. Tenemos ausencias importantes en forma de lesión y necesitamos energías.

¿Pesará estar varios meses más sin En-Nesyri?

Youssef es un jugador muy importante para nosotros. Primero lo sentimos por él, es una lástima que haya tenido esa lesión. Trataremos de buscar soluciones, pero es una mala noticia, tanto lo de En-Nesyri como lo de Navas. Intentaremos dar sentido a la palabra equipo.

«Monchi es transparente y lo hace con respeto. El Betis nos trató muy bien allí»

De momento, arriba tendrá a Munir y a Rafa Mir. ¿Qué dice de la críticas que se vertieron sobre el murciano por sus fallos delante de la portería rival en el derbi?

Rafa es un chico que viene de jugar en Huesca, ha dado un salto muy grande. Le ha tocado tener una presencia mucho más intensa que progresiva debido a las necesidades. Estamos encantados con su actitud y mentalidad. Seguirá trabajando y mejorando para ayudarnos.

¿Y del mercado de enero espera algo? ¿Lo ha hablado ya con Monchi?

Monchi es el primero que es consciente de que necesitamos cosas para enero. No me gusta hablar de las cosas de comer, pero evidentemente tendremos que aprovechar el momento para corregir algunas situaciones por lesiones y la Copa de África, con Bono y Munir. ¿Luuk de Jong? No hablo de nombres, el mercado de invierno llegará y será el momento de responder.

¿Cree que hay demasiados partidos y eso provoca más lesiones, sobre todo después de la pandemia?

La FIFA, la UEFA… todo el mundo quiere que haya más partidos, estirar más el chicle. Pero los jugadores tienen dos piernas, dos pulmones, un corazón y no podemos dar la espalda a esa realidad. Los que mandan tienen que darse cuenta de que deben cuidar la salud del futbolista. Llega un momento en que la propia exigencia de las competiciones hace que los chicos peten.

Escudo/Bandera Sevilla

Lo dice sin tapujos.

Es que se hacen muchas reflexiones para conseguir más dinero pero nunca de este tipo, y ése debe ser el precepto número uno, porque el protagonista principal de todo esto es el jugador. Si matamos la gallina, no hay huevos. Cada vez hay más exigencia física y mental, más presión. El fútbol hace tiempo que está en una situación límite. Hace 25 años, el que más jugaba 40-42 partidos y ahora se juegan sesentaypico, sin descanso.

Queda mucha Liga, pero el Sevilla está ahí arriba, tercero y empatado a puntos con el Madrid. ¿Sigue sin considerarse un aspirante?

Estamos en noviembre y LaLiga es una maratón de 38 partidos. Si miramos más allá, mal. Hay que coger la curva que toca en cada momento. Los equipos que siempre están arriba volverán a estarlo. Real Madrid, Atlético, Barcelona… No tengo favorito pero la ganará el que haga más méritos.

¿El Barcelona, a 10 puntos de Madrid y Sevilla y a 11 de la Real, también? Parece una Liga más barata…

El Barcelona también, por historia y potencial. Pero pierdo muy pocas energías en pensar si LaLiga española va a estar cara o barata. LaLiga siempre va a estar cara. El que la acaba ganando, como el Atlético el año pasado, la gana merecidamente y con mucho esfuerzo. Ganar cada partido aquí es una conquista.

¿Qué le parece el nombramiento de Xavi en el club azulgrana?

Xavi ha sido uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol español. Pero es una decisión que han tomado los dirigentes del Barcelona, no tengo una opinión hecha sobre su nombramiento y sí un máximo respeto al trabajo de Koeman, que ha tenido que realizar un trabajo complicado y fue compañero mío.

«Monchi es consciente de que necesitamos cosas para enero»

¿Y a la Real de líder, cómo la ve un guipuzcoano como usted que salió además de allí, de la cantera txuri-urdin?

La Real es un equipazo. No es casualidad que esté líder. Tiene un bloque consolidado con varios internacionales, algunos de ellos españoles. Silva, Isak, Merino, Oyarzabal… Y además posee un entrenador ideal, Imanol, para mezclar ese talento con la mejor cantera de España, que lo es por resultados. Su segundo equipo subió a Segunda A y su tercer equipo, a Segunda RFEF. Es un trabajo de muchísimos años.

¿Algún favorito más para estar arriba?

Puedo hablar de la Real; del Athletic en éste que será el segundo año de Marcelino; del Villarreal porque también tiene un entrenador muy experimentado, Emery, que conocen bien en Sevilla; incluso del Betis, que también va a estar peleando la Champions. Todos ellos y alguno más nos van a obligar a hacer un año muy importante. Hay que llegar muy fuertes al tramo final de Liga.

Aquellos tan famosos ‘últimos 10 partidos’, que decía su admirado Luis Aragonés.

Mi devoción por Luis no la he escondido nunca. Es una referencia como entrenador y como líder. Su figura me resulta tremendamente atractiva, le he admirado mucho. Y por supuesto comparto eso suyo de que hay que llegar fuertes y bien posicionados al tramo final de LaLiga, porque éste es un torneo en el que pasan muchas cosas inesperadas. Como jugar a las dos o a las nueve, con lluvia o con nieve…

«Los de siempre, el Barça también, estarán ahí. La Real es un equipazo»


Aspirantes al título

En Champions tiene mucho menos margen de maniobra aunque si gana los dos partidos que quedan, el Sevilla pasará a octavos. ¿Cómo ve la clasificación?

Sabíamos que era un grupo duro, pero podíamos y teníamos que haber estado mejor. No hemos ganado ningún partido y ahora disponemos de otros dos para hacer una machada, con un reto muy bonito. Pero lo primero es ganar al Wolfsburgo, le dedicaremos toda la fuerza sabiendo que antes tenemos otro duelo de Liga ante el Alavés. Cuanto más lejos lleguemos en Champions será mejor para el club, claro.

Habrá que rezar. ¿Le pudo usted dedicar alguna oración el otro día al Gran Poder, cuando pasó cerca del Sánchez-Pizjuán y el Consejo del Sevilla lo llevó unos minutos?

Se me ponen los vellos de punta. Me invitaron para poder llevar un rato a nuestro Señor pero consideré que no era el día adecuado, porque se trataba de la víspera del derbi. Me apetece mucho, espero quitarme esa espina. Quiero disfrutar de las magníficas tradiciones de Sevilla y sentirlas en esas fechas de Semana Santa. ¿Costalero? Eso va a ser más complicado. Mi amigo Jesús (señala a Jesús Gómez, director de comunicación del Sevilla) me mandó una foto bajo el Señor y fue como si estuviera yo.

En Inglaterra ha habido estas semanas mucho movimiento de entrenadores. ¿Qué fue del interés del Tottenham por usted el pasado verano?

Aquello es historia. Hubo opciones de poder tomar otros caminos pero estoy feliz en el Sevilla. ¿Entrenar en la Premier? Uno aprende a vivir en el presente y el futuro no existe, Dios dirá. Pongo toda la pasión y energía en esta profesión, sin hacer más planes.

¿Y con el periodismo, qué tal? ¿Seguimos sabiendo menos de fútbol que Luis Enrique?

Es evidente que sabéis menos de fútbol que él. Sabéis mucho de vuestra profesión. Al final, la Prensa forma parte del color futbolístico. Vosotros hacéis vuestro papel y lo hacéis muy bien y nosotros el nuestro. Igual que nos doran la píldora, tenemos que aguantar cuando no es así. A veces debes aislarte y hacer lo que crees que le va a ayudar más al equipo tratando de proteger al actor principal, el jugador. Pero el periodismo le añade un picante extra al fútbol, sin duda.