Djené no puede con Trigueros

El Villarreal vuelve a ser el que era. Emery recupera el cariño de la gente. Alcácer retorna a primera línea de batalla. Y Trigueros recoge los galones que nunca debió ceder. Mañana completa para un Submarino que se hundía en la clasificación y que asoma la cabeza de nuevo gracias a una decidida puesta en escena, a su segundo encuentro consecutivo sin recibir gol y, por qué negarlo, a las carencias de un Getafe sin fútbol cuya defensa fue transparente pese a acumular mil hombres en su área.

El Villarreal aprendió la lección de haberse estrellado ante otras defensas de cinco y, esta vez, supo circular con velocidad por dentro, hacer daño por banda y tener siempre referencias en el área. La titularidad de Alcácer, sorprendente por el ostracismo al que le había enviado el entrenador, cambió por completo la forma en la que el Villarreal se enfrentó a los diversos problemas. Porque no sólo tuvo que regatear una muralla. También debió sortear los imprevistos. Djené lesionó sin querer a Danjuma en el arranque, en ese ardor defensivo que le caracteriza, y comenzó a cargarse a su sustituto, Yeremy, con un trompazo de narices que le torció la mañana y que se sumó a unas molestias musculares que le impidieron seguir tras el descanso. Si algo agradeció Emery tras estos chispazos fue que los pocos pitos que le dedicaron por su coqueteo con el Newcastle quedaron en una anécdota comparado con las dedicatorias que la grada tuvo para el contundente defensa togolés.

El partido se desniveló con una facilidad inusitada. Estupiñán puso una diagonal buscando el área en el 10’, Alcácer confundió a unos centrales de plastilina al buscar el envío de cabeza y Trigueros, sacando a relucir su gran llegada, se entremezcló entre la confusión para batir a Soria con su toque sutil con el interior. Trigueros es un agitador con un valor incalculable. Alcácer pudo sentenciar dos veces poco después. Primero en un mano a mano en el que salió perdedor (20’). Y luego con un acierto anulado por milimétrico fuera de juego. El Getafe era un juguete que ni siquiera disparó a portería hasta el 72’.

Quique se vio obligado a modificar el plan y a ir a buscar al Villarreal más arriba. Ni por esas. Si Cuenca hizo aguas en su vuelta a casa, Ünal poco pudo demostrar ante la que fue su gente. Los cambios del técnico mejoraron un poco el panorama, porque peor era imposible hacerlo. El equipo azulón confirmó en La Cerámica por qué está en las mazmorras de Primera. Capoue se adueñó del medio campo, Chukwueze acabó por poner el desborde que las lesiones anularon y Dia sumó su mordiente de siempre (balón al palo). Qué plantilla tiene el Villarreal. Quique tuvo que conformarse con un celebrar un derechazo aislado de Mata, con que su equipo nunca le perdió la cara al partido y con la reaparición de Vitolo. Tiene mucho trabajo por delante para que sus estrellas vuelvan a brillar. Con la intensidad de Djené como plan, no basta.

Cambios

Yeremy Pino (12′, Arnaut Danjuma), Boulaye Dia (45′, Yeremy Pino), Juan Iglesias (59′, Darío Poveda), Mata (59′, Nyom), Moi Gómez (70′, Trigueros), Chukwueze (70′, Alcácer), Koffi (81′, Enes Unal), Vitolo (81′, Mathías Olivera), Alberto Moreno (88′, Coquelin), Erick Cabaco (92′, Mitrovic)

Goles

1-0, 9′: Trigueros

Tarjetas

Arbitro: Jesús Gil Manzano
Arbitro VAR: Xavier Estrada Fernández
Mata (35′,Amarilla) Arambarri (51′,Amarilla) Albiol (69′,Amarilla

Clasificación

About The Author