McLaren aprendió la lección

McLaren es uno de los equipos más sosegados de la parrilla cuando las cosas no salen como deberían. No impera la cultura de la culpa y la bronca, sino el análisis profundo en busca de conclusiones y aprendizaje, y el error que costó una victoria a Lando Norris a finales de septiembre, en el lluvioso circuito de Sochi, ya se ha transformado en unas cuantas enseñanzas para que no vuelva a ocurrir.

En Sochi, el inglés optó por no cambiar a neumáticos de lluvia al final de la carrera aun cuando desde el equipo le transmitían lo contrario. No esperaban, en cualquier caso, las intensas precipitaciones que caerían instantes más tarde. Norris lideró durante casi toda la prueba, peleaba por la victoria, pero al no parar a tiempo se encontró sin agarre con más de medio circuito por delante y se despidió no sólo del primer puesto, sino del podio. Fue séptimo.

El jefe de la escudería, Andreas Seidl, ahora expone lo que han dado de sí los últimos días en la fábrica: «Podemos empezar con la conclusión principal. Debimos parar a Lando una vuelta después de Lewis y bloquear así la segunda posición, porque con la información que teníamos disponible, y con la lluvia desde el ‘pit-lane’, eso es lo que debimos hacer como equipo». «Hasta ese momento, debimos parar porque el riesgo-beneficio ya no estaba en un nivel apropiado. Pero eran decisiones de 50-50. Pero es importante mencionar que el ‘feedback’ de Lando en la radio era idéntico al de campeones del mundo en ese mismo momento. Si paramos una vuelta más tarde que Lewis, hubiéramos asegurado el segundo puesto«, sostiene el ingeniero alemán.

Se queda con la actitud: «Al mismo tiempo, fue bueno ver que después de la decepción nos pusimos a trabajar desde el lunes para ver qué pudimos hacer mejor durante el fin de semana y especialmente en las últimas seis vueltas. Hay cosas que mejorar al tomar decisiones, en la comunicación. Me gusta ver cómo el equipo se enfrenta a la situación, es parte del deporte en el que estamos y la frustración no te ayuda a seguir adelante. Con todo lo que hemos aprendido de esta experiencia, daremos otro paso adelante para ser un buen equipo».

En Turquía, el pasado gran premio, no estuvieron en condiciones de disputar el top-3, el McLaren no era tan brillante como lo fue en Sochi. «No (tienen el ritmo para estar arriba siempre). Debemos ser realistas, nuestra batalla es con Ferrari este año, queremos estar delante pero Mercedes y Red Bull tienen un coche más rápido», zanja Seidl, que espera reeditar el tercer puesto en constructores que ya lograron en 2020, marchan en esa posición con 7,5 puntos de ventaja sobre Ferrari. Próxima parada, GP de Estados Unidos la semana que viene.