Alerta roja con Hazard

Al final del primer tiempo de la semifinal de la Nations League entre Bélgica y Francia, Eden Hazard se echó la mano a su muslo después de notar un pinchazo. Aunque pudo seguir jugando con aparente normalidad, mediada la segunda parte y después de ser exigido en un sprint miró al banquillo y se produjo lo que nadie en Bélgica quería: sustitución del madridista por lesión. El calvario de Hazard con las lesiones volvía a reproducirse. Las dos temporadas de angustia en el Madrid por este mismo asunto volvían a aflorar.

Las primeras exploraciones realizadas el viernes son positivas: indican que tiene problemas en el isquio de la pierna derecha y que no tiene rotura, por lo que no es tan grave como parecía en un primer momento. Sin embargo, se le realizarán pruebas exhaustivas tanto hoy como en los próximos días para conocer el alcance exacto. El jefe de los servicios médicos del Real Madrid está en contacto constante con la federación belga a la espera de tener más datos. Eso si, su participación en los partidos contra Shakthar y FC Barcelona están todavía en duda hasta que se conozca el alcance exacto de su molestia.

«No sé de qué se trata, hay que estudiar la entidad de la lesión, a lo mejor solo es un golpe, veremos en las próximas 24 horas», dijo Roberto Martínez al término del encuentro. De este modo, el jugador del Madrid deberá someterse a pruebas en Turín, donde Bélgica permanecerá concentrada a la espera del partido por el tercer y cuarto puesto que se disputa el domingo en el Juventus Stadium. En función de lo que determinen los exámenes, se decidirá qué hacer con el madridista, si permanece en la concentración porque puede jugar o la deja para iniciar la recuperación con su club.

Lo que está claro es que este nuevo episodio es uno más en el convulso historial clínico reciente de Hazard. En las temporadas que lleva en el Madrid ha vivido un auténtico calvario con las lesiones, lo que ha impedido ver su nivel real. Pese a ello, ha seguido contando con la confianza de Roberto Martínez para ir con Bélgica e incluso ser titular indiscutible. La decepción de la derrota y la mala sensación de Hazard sobre el campo, culminada con unas nuevas molestias, pueden hacer que vuelva a surgir el debate en torno a su figura.

About The Author