Alonso tiene ganas de más

Además de su talento, si hay algo que describe muy bien a Fernando Alonso es su ambición. El asturiano ha demostrado a lo largo de los años ser un piloto inconformista que siempre quiere más y sobre todo, tras haber rozado unas posiciones de honor que no saboreaba en la F1 desde Hungría 2014 (terminó segundo). En Sochi una nueva exhibición del piloto de Alpine le dejó al borde del podio y solo fue la lluvia la encarga de privar de una nueva gesta en la que incluso se pudo permitir el lujo de adelantar al Red Bull de Verstappen por méritos propios sobre el asfalto. Solo le faltó el cajón pese a que no es una posición real para la escudería francesa, pero eso no quiere decir que no vaya a continuar en una línea ascendente donde el objetivo es consolidar al A521 en la parte más alta posible de la zona media.

Pese a que la suerte no estuvo de su lado en Sochi, desde Alpine ya apuntan a la cita de Turquía, decimosexta de la temporada, para prolongar el buen estado de forma por el que atraviesan junto a un Fernando Alonso que dentro de sus posibilidades, no deja de llevar alegrías al garaje. Será la primera vez, después de 10 temporadas, en la que el asturiano regrese de nuevo al Istanbul Park. Un escenario donde ha tenido grandes luchas y de la que destaca una muy especial: «Tuve batallas divertidas con Michael (Schumacher) en 2006. Estaba pegado justo detrás de mí en el tramo final de la carrera. Es un circuito en el que disfruto y tengo ganas de volver».

Ahora su regreso se materializa con el mismo equipo y unas circunstancias diferentes, lo que no evita que eso le haga perder todas las referencias que tiene del trazado turco: «Tengo buenos recuerdos del GP de Turquía. El circuito tiene una buena combinación de curvas de alta velocidad y puntos de adelantamiento. La curva 8 es un desafío único y tengo ganas de afrontar ese punto con un coche de F1 actual». El hecho de afrontar este reto tras haber cuajado en Sochi la que para Fernando es «una de las mejores carreras del año» tras su regreso a principios de curso, hace que el objetivo siga seguir sumando y midiéndose a coches que a priori deberían ser más competitivos: «El coche fue competitivo durante la carrera y las luchas contra McLaren, Ferrari y Red Bull fueron muy emocionantes en el tramo final. La clasificación al sprint de Silverstone también fue divertida. Hemos tenido buenas carreras este año y es importante mantener esta consistencia y sumar más puntos para acabar bien el año».