Trampantojo de Isco

Isco Alarcón (29 años) causó baja para el encuentro que el Real Madrid jugará ante el Espanyol en Barcelona. El futbolista malagueño sufre una sobrecarga en la espalda, lo que le apartó del partido ante el conjunto perico. Ya el pasado martes, tras la derrota ante el Sheriff en Champions, el malagueño no saltó a ejercitarse con los compañeros que no habían disputado un solo minuto. Tanto el jueves como el viernes, el de Arroyo de la Miel se había entrenado con total normalidad con el resto de sus compañeros.

Lo cierto es que Isco está viviendo un comienzo de temporada un poco anómalo. Trabajó intensamente a lo largo del verano con la intención de asegurarse un puesto en el once titular: Ancelotti llegó el mismo año que él, en 2013, convirtiéndose rápidamente en una de sus piezas clave en el centro del campo: bajo las órdenes del técnico italiano, Isco jugó 106 encuentros, donde marcó 17 goles y dio 23 asistencias. Ahora, en su último año de contrato con el conjunto blanco (acaba el próximo 30 de junio), el centrocampista ha participado en seis encuentros de Liga (no lo ha hecho en la Champions, la otra competición que disputa el Real Madrid), siendo titular en dos de ellos: ante el Levante y el Betis. Formidable fue su actuación ante el conjunto granota, pese al empate final (3-3) en el marcador. Esa fue la llave para volver a estar en el once ante los béticos días después.

Escudo/Bandera Real Madrid

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 2 de octubre de 2021

Pero todo indica a que volverá a tener una situación residual esta temporada: tras ser titular en las jornadas 2 y 3, el malagueño ha ido cayendo en el olvido: fue suplente ante el Celta en la cuarta jornada. En las tres últimas ha jugado 39 minutos repartidos de la siguiente manera: 12 minutos ante el Valencia, 18 ante el Mallorca (le dio tiempo para marcar el último gol del encuentro) y nueve ante el Villarreal. Apenas 166 minutos en total…

Ya la temporada pasada, el malagueño vivió varias situaciones humillantes con Zidane, que nunca vio en el centrocampista una posible solución a sus problemas: . Tal fue el estado del jugador que solicitó ser traspasado en el mercado invernal. Algún equipo se interesó por sus servicios, caso del Sevilla, pero no se pasó de ahí. Con Zidane tuvo varios y serios roces, como por ejemplo, cuando fue cazado en el último Clásico jugado en el Camp Nou y que fueron captados por las cámaras de televisión: “Si me tiene que cambiar, me cambia en el 50’ o en el 60’ de partido. A veces en el descanso. Si me tiene que meter, me mete en el 80’”. Eso le pasaría factura a lo largo de la campaña. La puntilla se la puso el francés el día que, a falta de varios jugadores lesionados, Isco no viajó a Huesca… por una sobrecarga en la espalda.

<figure id="sumario_3|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/10/02/primera/1633204342_499182_1633204708_sumario_grande.jpg', '976', '978', 'Las estad&amp;iacute;sticas generales de Isco. / BeSoccer Pro’);return false;» class=»item-multimedia» readability=»-21.052631578947″>

Las estadísticas generales de Isco.
BeSoccer Pro

Esta campaña, Isco dio un giro de 180 grados a su planteamiento: de querer marcharse a quedarse… principalmente por falta de ofertas. La salida de Zidane le abrió nuevas esperanzas. La llegada de Ancelotti le devolvió las ganas de reconvertir su dirección, pero apenas han pasado tres meses para que todo vuelva a donde estaba a la finalización de la Liga: a querer marcharse del conjunto blanco. Tiene tiempo para reconducir la situación. Tiene tiempo con el parón por selecciones para reiniciarse de nuevo…

About The Author