Koeman tiene una última bala

Ansu fue un invento de Ernesto Valverde, que se lo sacó de la manga en el verano de 2019 cuando las lesiones reventaron al Barça en verano y lanzó a la fama al chico de menos de 17 años con sus goles de récord en Pamplona (Liga) y Milán (Champions), ya en la historia del club. Pero Koeman también se lo creyó desde el primer día y fue de los más dolidos por la lesión del jugador nacido en Bissau en noviembre del año pasado.

Koeman también ha sido de los más felices por su reaparición casi once meses después y, paradojas de la vida, puede que sea el último cartucho al que se agarre el holandés para salvar su puesto si es que el partido se le pone feo al Barça en el Wanda. Después de jugar un cuarto de hora conta el Levante y poco más de 20 minutos contra el Benfica, Ansu trabaja para intentar tener algo más de tiempo contra el Atlético. Los primeros partidos después de tanta ausencia, sin embargo, no son fáciles. Aparecen los dolores y hay que ir con cuidado. El partido del Levante, además, dejó un fuerte impacto emocional en Ansu, que acabó en shock y debe ir entrando poco a poco en el equipo. Sucede que, a día de hoy, ya es un jugador imprescindible en el Barça.