Muguruza sabe sufrir

Regresaba Garbiñe Muguruza a las pistas después de caer en octavos de final del US Open con cierta polémica frente a la checa Barbora Krejcikova, que detuvo el partido durante casi diez minutos en plena remontada de la hispanovenezolana, y lo hizo con victoria. Mugu jugó un tenis agresivo y certero ante la estadounidense Ann Li (con quien nunca se había enfrentado) que le dio el pase a los octavos de final del WTA 500 de Chicago por un marcador de doble 6-4 en una hora y 31 minutos de partido.

Muguruza arrancó sólida, con un break de salida que consolidó con su saque para verse 2-0 arriba. La ventaja duró un suspiro. En el tercer juego, la caraqueña desperdició opción para hacer un nuevo break que habría supuesto la sentencia del set, lo que dio alas a la estadounidense para igualar el marcador. No acusó el golpe Garbiñe, que siguió centrada en hacer su tenis hasta ponerse con una ventaja de 4-2 que ya no iba a dejar escapar.

La segunda manga fue completamente a rachas por parte de ambas jugadoras. Aunque al contrario que en la primera, la estadounidense llegó a estar por delante en el marcador. Después de un 3-1 favorable, Garbiñe encajó un parcial de 0-3 en contra que hizo aumentar los enteros de un tercer set. Pero la reacción llegó a tiempo. La pupila de Conchita Martínez replicó con otro idéntico parcial de tres juegos consecutivos para darle la vuelta al marcador y pasar de ronda con la confianza que supone el imponer tu superioridad en los momentos decisivos. Garbiñe, segunda cabeza de serie del torneo, será puesta de nuevo a prueba el próximo jueves ante la ganadora del duelo entre Azarenka y Baptiste.