Laporta y Koeman rebajan la tensión

Parece que la sangre finalmente no llegará al río. Tanto Joan Laporta como Ronald Koeman decidieron limar este viernes sus diferencias, aprovechando el vuelo de regreso a Barcelona, en una charla distendida que se alargó aproximadamente unos veinte minutos, y que tuvo como testigos al vicepresidente deportivo, Rafa Yuste, y al director de fútbol, Mateu Alemany.

Durante el encuentro, el presidente y el entrenador expusieron sus argumentos respecto a los últimos hechos que habían desencadenado un cruce de acusaciones veladas entre uno y otro. Laporta le hizo ver que el gesto del comunicado era totalmente innecesario mientras que Koeman mostró su contrariedad por la falta de apoyo hacia su cargo, incidiendo sobre todo en la filtración sistemática de posibles candidatos a ocupar el banquillo.

Laporta le dijo que el club no puede controlar los rumores que están en la calle y que desde la entidad siempre se ha mantenido que su continuidad depende del juego y los resultados.

En cualquier caso, ambas partes coincidieron que tenían que remar juntos por el bien del Barça. Laporta ratificó a Koeman como su entrenador y le expresó la confianza de la junta hacia su persona, lamentando, eso sí, que no pueda sentarse en el banquillo este domingo ante el Levante. De hecho, el tema de la expulsión y las decisiones arbitrales fue el que ocupó más tiempo en la ‘cumbre’ entre el presidente y el técnico.

Así pues, no parece que vayan a haber novedades importantes en el banquillo del FC Barcelona, al menos hasta el domingo. Y es que desde el club no se esconde que se sigue buscando una alternativa a Ronald Koeman. Por ahora dos nombres son los máximos candidatos a sustituir al holandés en el caso de que el club decida destituirlo: Xavi Hernández y Robert Martínez.