Asensio se carga de razones

Marco Asensio se reivindicó en su primera titularidad de este curso con el Real Madrid. Fue su oportunidad de mostrarse desde el principio en el rol en el campo que le ha reservado Ancelotti, alejado de las bandas y con presencia por dentro, siempre cerca de las zonas de peligro para exprimir el guante que tiene en la bota izquierda, ya sea para marcar o asistir. El resultado resultó todo un éxito: tres goles ante el Mallorca.

Carletto tuvo varias conversaciones con el balear, incluso antes de que este se marchara a los Juegos Olímpicos con España. En ellas le dijo que quería alejarle de la banda, puesto que su talento se desaprovechaba al entrar menos en juego. El técnico italiano le quiere por dentro, ya sea como interior en un 4-3-3 o de mediapunta en un 4-2-3-1. Asensio está encantado con este nuevo rol, se siente cómodo en los entrenamientos y más importante en el equipo, porque pegado a la banda (sobre todo a la izquierda) terminaba en muchas ocasiones frustrado por entrar poco en juego en posiciones de peligro.

Ancelotti, en la conferencia de prensa posterior al partido, dejó claro que no va a volver a pegarlo a ninguna de las bandas. “A veces puede ser que si empujamos con el lateral, él puede jugar por fuera en el aspecto defensivo. Pero con el balón siempre en la misma posición porque le gusta, cuando entra por dentro tiene el balón en la izquierda y es muy peligroso”, dijo el técnico. 

El hat-trick que hizo Asensio es el segundo de su carrera como profesional, el primero con el Madrid (el anterior fue con la Sub-21, ante Macedonia en la Eurocopa de 2017). Fue una liberación, porque estaba frustrado por su poco protagonismo en los últimos encuentros. Por fin se siente al 100% físico, con confianza y convencido de lo que le pide el nuevo técnico. Sólo le faltaba lo más importante: minutos para demostrarlo. Ancelotti le dio la oportunidad y el balear respondió con creces. Es una de las primeras veces que ha jugado en el Madrid en la posición en la que ha brillado durante toda su vida, en la mediapunta con libertad total para aparecer por todas zonas de ataque. 

Su futuro

Las últimas semanas han sido difíciles para Asensio. Su protagonismo en el equipo fue bajando cada vez más (12 minutos en los anteriores tres partidos) y se sentía algo desconcertado, porque lleva meses ilusionado con el hecho de que esta sea su temporada y ha trabajado muy duro para que así sea. En verano rechazó ofertas importantes porque sólo quiere triunfar de blanco y, con contrato hasta 2023, sabe que este es el momento decisivo para dar un paso al frente.

Esta gran actuación le carga la confianza, porque por fin ha podido demostrarse a sí mismo (y a todos) que las buenas sensaciones con las que se encuentra en los entrenamientos se trasladan también a la competición. No es la primera vez que debe superar un momento malo en su carrera y estos tres goles le refuerzan para seguir firme en la persecución de su sueño: triunfar en el Real Madrid.