La NextGen de la NextGen

La NextGen comenzó hace unos años con la irrupción de unos jóvenes tenistas tan talentosos como prometedores, los que estaban llamados, en teoría, a relevar al Big Three en su dominio del circuito. Nombres como los de Grigor Dimitrov, David Goffin o Dominic Thiem, fueron algunos de los primeros estandartes de esta revolución, pero si bien han conseguido logros de prestigio (ATP Finals en el caso de Dimitrov o el US Open por parte de Thiem) ninguno de ellos consiguió derrocar la tiranía de Federer, Djokovic y Nadal.

El relevo de esos precursores de la NextGen lo dieron unos jugadores actualmente asentados en el circuito, lo que podría llamarse una ‘versión mejorada’. Así lo han demostrado tenistas como Alexander Zverev, Stefanos Tsitsipas y Daniil Medvedev, los últimos tres ganadores de la Copa de Maestros y capaces de firmar logros como el oro olímpico en el caso del alemán. Pero casi sin tiempo para vislumbrar el brillante futuro que aún les queda por delante a unos jugadores que han presentado su candidatura a dominar el circuito con la ausencia del Big Three, ya asoman la cabeza otros nombres que en un futuro próximo darán mucho de qué hablar.

Esta edición del US Open así lo ha demostrado, siendo la confirmación de otros talentos todavía más jóvenes, como el caso de Carlos Alcaraz y Felix Auger-Aliassime. Ambos dieron un paso adelante en sus cortas carreras al conseguir sus mejores resultados en un Grand Slam: el español llegó a cuartos de final (se retiró por lesión ante el propio Aliassime), mientras que el canadiense se quedó en las semifinales (eliminado por Medvedev). Ambos deslumbraron con un nivel de tenis colosal, que con 18 (caso de Charly) y 21 años, respectivamente, hace impensable imaginar de lo que serán capaces en los años venideros. Y en este relevo generacional tampoco podemos olvidar al italiano Jannik Sinner, que con apenas 20 primaveras está ya asentado en la élite del circuito con sus tres títulos ATP y su puesto 16 del ranking, al noruego Casper Ruud (22 años y 11º) y al canadiense Denis Shapovalov (22 años y 10º).

Revolución WTA

En esta inagotable aparición de jóvenes promesas, el circuito femenino también ha confirmado a dos grandes estrellas de futuro en este US Open. A pesar de que en los últimos dos años han aparecido figuras jóvenes con el nivel suficiente como para ganar Grand Slams, casos de Naomi Osaka (Australia y US Open), Sofia Kenin (Australia) o Bianca Andreescu (US Open), el relevo está ya garantizado con el descubrimiento de Emma Raducanu (18 años) y Leylah Fernández (19 años), que han quemado etapas de aprendizaje a la velocidad de la luz para protagonizar la final en Nueva York, la primera de sus respectivas carreras en un major donde jamás llegaron tan lejos. Todo ello sin olvidar a una Cori Gauff que a sus 17 primaveras se ha consolidado en la zona noble del ranking WTA (23º) y que está llamada a grandes éxitos a corto plazo. El relevo del relevo, la ‘NetxGen’ de la ‘NextGen’…