«Camavinga no se encontraba bien…»

Eduardo Camavinga (18 años) vive en una nube desde que fichó por el Real Madrid. Su sonrisa nada más pisar la capital de España, que no se le borró en ningún instante de su presentación como nuevo jugador blanco, da fe de ello. El jugador que está llamado a ser quien suceda a Pogba como estrella del centro del campo de la selección francesa da el salto más importante de su carrera y lo hace sin vértigo. “Haber huido de la guerra me ha dado fuerza”, dijo. En su ya exequipo, el Stade Rennes, confiaban en poder aguantarle un año más en sus filas. Por el crecimiento del jugador y del propio equipo. Pero el centrocampista, que acababa contrato en 2022, no estaba atravesando su mejor momento anímico y entre todas las partes se decidió que saliese de su zona de confort a lo grande. Así lo explica Bruno Genesio, su técnico en el club francés. “Aquí se había vuelto difícil para él. También lo fue para nosotros, porque todos queríamos verle bien. En mi opinión, no se encontraba bien. La mejor solución hubiera sido extender su contrato otro año, pero mirando atrás, pienso que es bueno que ese vaya al extranjero”, declaró.

Genesio no le ve desentonando junto a Casemiro, Kroos y Modric. Su talento y su trabajo son los mejores avales de Camavinga: “Está donde merece estar. Ahora le toca a él demostrar sobre el terreno de juego y tiene que darlo todo para triunfar allí. A menudo le decía que las cualidades no se perdían de la noche a la mañana. En ciertos contextos, hacía las cosas más difíciles, pero tiene talento y es alguien trabajador. Lo tiene todo para tener éxito”.

Preguntado si no hubiese sido mejor para la carrera del centrocampista que se hubiese quedado en Francia, en el PSG, que es el otro club que más interés puso en su fichaje, Genesio fue claro: “No, a veces dejar tu entorno muy cercano, tu club de entrenamiento, tu zona de confort, es bueno. Y eso le devuelve las cualidades gracias a las cuales jugó a una edad tan temprana y que había perdido un poco últimamente”.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/09/10/primera/1631262786_583070_1631263293_sumario_grande.jpg', '976', '976', 'besoccer’);return false;» class=»item-multimedia»>

besoccer

El Rennes perdió a su gran joya pero ganó una importante inyección económica por un jugador que acababa contrato el próximo mes de junio. Tras su fichaje por el Madrid trascendió que la entidad blanca pagó 31 millones de euros fijos, pero que la operación se puede ir a los 40 o 45 dependiendo de las variables. El club francés dio detalles de la operación en una pequeña conferencia de prensa convocada por su director deportivo, Florian Maurice. “Fue muy, muy rápido. 48, 72 horas antes, ya había empezado a discutir con el Real Madrid. Para el club, para el jugador, es algo que acaba muy bien. Siempre he dicho que no quería que Eduardo saliera libre. Él tampoco, en realidad, su familia tampoco lo quería. Lo que está sucediendo allí es genial. En el contexto de hoy, podría haber dicho: ‘Espero seis meses antes de fichar en algún lugar y me voy libre’. Es mérito suyo llegar allí. Para mí, va al club más grande del mundo. Para él, es merecido, aunque ha tenido una temporada que ha sido difícil tanto en el fútbol como en el extradeportivo. Han pasado muchas cosas a su alrededor. Es un tipo de primer nivel, un jugador de primer nivel. Hace unos meses, habríamos esperado venderlo necesariamente un poco más caro, pero en el contexto actual, es una venta muy interesante, creo que es incluso el mayor traspaso que se hace en Francia”.

About The Author