Ter Stegen, cien días después

Marc-André Ter Stegen está de vuelta. Este domingo, justo el día del partido contra el Getafe, se cumplirán cien días de su última operación en el tendón rotuliano de la rodilla derecha, la segunda que le practicaban en menos de un año, después de la intervención a la que fue sometido después del 2-8 de Lisboa ante el Bayern..

La operación a la que fue sometido por el doctor Cugat en agosto de 2020 no resultó un éxito. El rendimiento del alemán fue bajando alarmantemente al final del curso pasado. Y tenía una explicación. Su rodilla seguía sin funcionar. Así que después de su mejor momento del curso, cuando le paró un penalti a Ocampos en la semifinal de Copa ante el Sevilla, se fue diluyendo. En los últimos partidos de Liga ante Granada, Levante o Celta, sus actuaciones dejaron mucho que desear y decidió operarse. Pero esta vez no se puso en manos de Cugat sino que se marchó a Suecia para ser intervenido por Hakan Alfredson.

Cien días después, algo más de lo que se esperaba desde el club, que ha preferido optar, como el portero, por la paciencia, Ter Stegen está listo para ponerse en marcha. Sólo hace falta saber si Koeman decidirá esperar al regreso del parón para colocarlo en el equipo o, por el contrario, y teniendo en cuenta que el primer partido de Liga después de la vuelta es el Sánchez Pizjuán, le dará ya la oportunidad de jugar ante el Getafe para que vaya haciendo portería.

Ter Stegen empieza su octava temporada en el Barça convertido en un referente para la afición, que en un porcentaje importante pide su entrada en el cúrculo de capitanes. La aceptación del alemán en el vestuario nunca ha sido tan abrumadora, como él mismo deslizó en su carta de despedida a Messi. Pero el nuevo ciclo, después de las marchas de vacas sagradas como Suárez o Messi, permite pensar que Ter Stegen ganará todavía más galones. Campeón de la Champions como portero titular nada más llegar, uno de los retos del alemán debe ser borrar imágenes como las de Roma, Liverpool, Lisboa… en las que siempre estuvo en la foto. Ser el portero menos goleado de LaLiga y recuperar el prestigio del club en Europa son dos de sus objetivos del clurso. Pero, sobre todo, que la rodilla derecha responda.