Andretti quiere llegar a la F1

No es la primera vez que suena el nombre de Michael Andretti en la esfera de la Fórmula 1, sin estar relacionado a su etapa como piloto del Gran Circo junto a McLaren en 1993. Desde que se convirtió en propietario único de Andretti Autosport en la IndyCar en 2010, el estadounidense ha buscado de forma incansable su reconocimiento como jefe de equipo y ahora, su proyecto más ambicioso tiene la mirada puesta en la máxima categoría del automovilismo. Según informa Racer, el estadounidense ha comenzado a andar pasos para adquirir un equipo de los ya existentes en la parrilla del Mundial, aunque de partida también se conformaría con una asociación que ya ha desarrollado junto a Zak Brown en otras disciplinas como el Extreme E.

Tras haberse descartado la que en un momento fue su primera opción, contar con un equipo propio, Andretti busca opciones más viables en términos de tiempo y también, económicos. Además de la larga duración que conllevaría montar una estructura desde cero, el Pacto de la Concordia que entra en vigor a partir de la próxima temporada exige una fianza aproximada de 171 millones de euros, que sitúa la inversión personal en un listón demasiado elevado. De ahí que se contemplen opciones más realistas en un proceso que, como reconoce el propio estadounidense, conlleva recorrer «un largo camino para que pueda sucediese, pero sería genial». Entrar a formar parte del Gran Circo es de todo menos sencillo, pero «si surge la oportunidad adecuada, se valorará».

Según Andretti «todavía no ha llegado ese momento», sin embargo, lo cierto es que ya han tenido un primer contacto con una escudería como Haas que, pese a las múltiples dificultades que atraviesan tanto a nivel competitivo como económico en las últimas temporadas, no es la primera opción de este proyecto. Las conversaciones no han pasado de un primer contacto inicial y hay otros dos equipos muy bien posicionados en los planes del expiloto: Alfa Romeo y Williams. En los últimos cursos ambos han sido adquiridos por fondos de inversión (Longbow Finace en el caso de la escudería italiana y Dorilton Capital en el caso de Grove), por lo que la compra de una participación que permitiese recuperar parte de la inversión o ampliar el capital, no estaría mal vista por parte de los inversores.

Tras haberse ganado un nombre como piloto tras su participación en diversas disciplinas como la IndyCar, las 24 Horas de Le Mans o la F1, donde completó un único curso junto a McLaren en 1993 como compañero de Senna y con un tercero como mejor resultado, el objetivo actual de Andretti es consagrarse también en los despachos junto a una estructura que tenga un gran reconocimiento en el automovilismo. Para culminar esa misión, el estadounidense fundó a principios de este año una sociedad inversora: Andretti Adquisitions Corporation. La empresa entró a la bolsa de Nueva York con la intención de captar 214 millones de euros, los cuales, le facilitarían el proceso de entrada a la F1.

About The Author