Alonso, las 24 Horas de Le Mans y otro momento para la historia

Después de los once grandes premios que se han disputado hasta el momento, cabría pensar que ver a Alonso al volante de un Fórmula 1 de Alpine ya no supone una novedad ni un hecho fuera de lo común. ¿Verdad? Pues lo que ocurrió en Le Mans a menos de dos horas de la salida de las 24 Horas demuestra lo contrario. Porque el asturiano hizo historia en la previa de una de las citas más importantes del año en el automovilismo al pilotar un monoplaza francés en el circuito de La Sarthe. Un F1 en territorio Le Mans, insólito.

Hace días, Alpine anunció que haría una exhibición allí con varios de sus coches y pilotos, entre ellos Alonso con el Renault RS18 de hace tres temporadas pintado con los actuales colores de la escudería de Enstone. Y el momento fue mágico. El asturiano no pudo pisar el acelerador todo lo que le hubiera gustado, pero eso no importaba, hiciera lo que hiciera estaba en un momento histórico puesto que ningún coche de F1 ha rodado en el circuito al completo de La Sarthe, el escenario de las míticas 24 Horas.

Se disputó un gran premio allí, el de 1967 que ganó Jack Brabham, pero se hizo en la versión corta del circuito, una parecida a la que utiliza MotoGP actualmente. Por lo que Alonso ha sido el primer piloto en rodar con un F1 en la versión larga de La Sarthe. Fue el último de los Alpine (Ocon llevaba un GT) en salir desde el pit lane ante la ovación del público de la tribuna principal. Dio una vuelta, aparcó en la meta junto a los demás en una formación azul, se hizo fotos y atendió a los medios oficiales. Un momento breve, pero para el recuerdo.

«¡Viva Le Mans!»

<figure id="sumario_2|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/motor/imagenes/2021/08/21/formula_1/1629554440_190071_1629560177_sumario_grande.jpg', '976', '651', 'Alonso saluda a la grada en Le Mans tras su exhibición. / WEC’);return false;» class=»item-multimedia» readability=»-21.529411764706″>

Alonso saluda a la grada en Le Mans tras su exhibición.
WEC

Una vez reposado ese momento, Alonso escribió un mensaje sus redes sociales que describía lo especial que fue para él y para Alpine la exhibición: «Día histórico para Alpine siendo el primer F1 en rodar en Le Mans. Agradecido de estar al volante y ¡viva Le Mans!». Así, el idilio del asturiano con la cita francesa, que ha ganado en sus dos participaciones, adquiere una nueva dimensión. Le gusta la carrera, el ambiente (se le vio hablando con sus excompañeros de Toyota) y no es nada descartable verle en ella de nuevo en un futuro. ¿Quizá con otro Alpine?

About The Author