Estudio británico muestra que la eficacia de la vacuna COVID-19 disminuye ante la variante delta

Por Ludwig Burger

19 ago (Reuters) – Un estudio de salud pública británico ha descubierto que la protección de cualquiera de las dos vacunas COVID-19 más utilizadas contra la variante delta del coronavirus, ahora prevalente, se debilita en tres meses.

También ha descubierto que quienes se infectan tras recibir dos inyecciones de la vacuna de Pfizer-BioNTech o de AstraZeneca pueden suponer un mayor riesgo para los demás que con las variantes anteriores del coronavirus.

Basándose en más de tres millones de hisopados de nariz y garganta tomados en todo el Reino Unido, el estudio de la Universidad de Oxford descubrió que 90 días después de una segunda inyección de la vacuna de Pfizer o Astrazeneca, su eficacia para prevenir las infecciones había descendido al 75% y al 61% respectivamente.

Esta cifra es inferior al 85% y al 68%, respectivamente, observados dos semanas después de la segunda dosis. El descenso de la eficacia fue más pronunciado entre los mayores de 35 años que entre los menores de esa edad.

Los investigadores no quisieron proyectar cuánto bajaría la protección con el tiempo, pero sugirieron que la eficacia de las dos vacunas estudiadas convergería en los 4-5 meses siguientes a la segunda inyección.

CARGA VIRAL

Al destacar el mayor riesgo de contagio de la variante delta, el estudio también demostró que los que se infectan a pesar de estar totalmente vacunados tienden a tener una carga viral similar a la de los no vacunados con una infección, lo que supone un claro deterioro con respecto a la época en que la variante Alfa aún era dominante en el Reino Unido.

Los hallazgos de Oxford coinciden con un análisis de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EEUU y se producen en el momento en que el Gobierno estadounidense esboza planes para generalizar las inyecciones de refuerzo de la vacuna COVID-19 el próximo mes, en medio de un aumento de las infecciones de la variante delta. Ha citado datos que indican que la protección de las vacunas disminuye con el tiempo.

Israel comenzó a administrar terceras dosis de Pfizer el mes pasado para hacer frente a un aumento de las infecciones locales provocadas por delta. También se espera que varios países europeos empiecen a ofrecer refuerzos a los ancianos y a las personas con sistemas inmunitarios débiles.

Pfizer ha dicho que la eficacia de su vacuna disminuye con el tiempo. El mes pasado, AstraZeneca dijo que seguía estudiando la duración de la protección de su vacuna y si sería necesaria una dosis de refuerzo para mantener la inmunidad.

«El hecho de que veamos (…) más carga viral indica (…) que, efectivamente, la inmunidad de grupo podría ser más difícil», dijo el coautor Koen Pouwels, también de la Universidad de Oxford.

La inmunidad de grupo se produce cuando una parte suficientemente grande de la población es inmune a un patógeno, ya sea por vacunación o por infección previa, lo que impide que el número de infecciones crezca.

«Las vacunas son probablemente la mejor opción para prevenir la enfermedad grave y un poco menos para prevenir la transmisión», dijo Pouwels.

Los autores advirtieron que la concentración viral en la garganta era sólo un indicador aproximado de la gravedad de los síntomas y que no tenían datos nuevos sobre la duración de las infecciones.

El estudio, que aún debe ser revisado por pares antes de su publicación en una revista científica, subraya la preocupación de los científicos por el hecho de que la variante delta, identificada por primera vez en la India, pueda infectar a personas totalmente vacunadas a un ritmo mayor que los linajes anteriores, y que los vacunados puedan transmitirla más fácilmente.

Para contrastar los periodos anteriores y posteriores a la prevalencia de la variante delta, los investigadores de Oxford analizaron unos 2,58 millones de hisopos tomados a 380.000 adultos elegidos al azar entre el 1 de diciembre de 2020 y el 16 de mayo de 2021, y 810.000 resultados de pruebas de 360.000 participantes entre el 17 de mayo y el 1 de agosto.

(Reporte de Ludwig Burger; Edición de Gareth Jones, traducido por José Muñoz)