La caída del GP de Japón complica los planes de la F1

Japón acaba de despedir los Juegos Olímipicos y también, el gran premio de F1 que tenía programado para el fin de semana del 10 de octubre en Suzuka. La que iba a ser la decimoséptima carrera de la temporada para los pilotos de Gran Circo se queda fuera de escena ante el aumento de casos de COVID en el país nipón y supone la segunda cancelación consecutiva de la cita por culpa de la pandemia. Lo que obliga de nuevo a Liberty Media a buscar un remplazo que permita mantener las 23 pruebas que configuran el calendario actual del Mundial.

La caída de Suzuka supone la segunda confirmada de la temporada, después de que se cancelase el GP de Australia con el que se solía inaugurar el curso, y ha sido el Gobierno japonés quien ha decidido no seguir adelante con una carrera que, en el peor de los casos, se hubiese podido celebrar a puerta cerrada como ya ocurrió con los Juegos Olímpicos: «Tras las discusiones en curso con el promotor y las autoridades de Japón, el Gobierno japonés ha tomado la decisión de cancelar la carrera esta temporada debido a las complejidades actuales de la pandemia en el país».

¿Qué pasa ahora? «La Fórmula 1 está trabajando en los detalles del calendario y anunciará las novedades durante las próximas semanas, porque hemos demostrado que podemos encontrar soluciones a las incertidumbres actuales», dicen los organizadores en el comunicado, tras haber puesto en marcha conversaciones con nuevos escenarios que sustituyan a una carrera que no podría ser la última en caer. Los organizadores del GP de Brasil han pedido un cambio de fecha con el objetivo de mantener el evento en el calendario este año y por si fuera poco, la ausencia de la cita japonesa puede desencadenar un efecto dominó que castigaría al GP de Turquía.

La carrera de Suzuka era la tercera cita de un triplete que iban a completar Rusia y Turquía, por lo que este nuevo movimiento puede poner en peligro la cita reprogramada para el 3 de octubre en el Istanbul Park. El país turco se encuentra en la lista roja de Reino Unido y eso implicaría que los miembros de los equipos con sede en suelo británico, deberían establecer una cuarentena de diez días. Algo inviable para las fábricas, ya que quedarían paralizadas durante todo ese tiempo. Aunque solo se trataría de daños económicos.

Honda no tendrá fiesta

En lo sentimental, Honda es la gran perjudicada con esta decisión ya que la cancelación de Suzuka significa que el fabricante japonés no tendrá la oportunidad de despedirse del Gran Circo en su gran premio de casa. Ahora que las victorias junto a Red Bull son una realidad que podría haber puesto el colofón definitivo a un adiós que llegará a finales de 2021, cuando abandonarán el Mundial, la marca de propulsores cerrará una etapa sin su cita más especial como reconoce Koji Watanabe, director de operaciones de comunicación y marca de Honda Racing: «Es lamentable que no haya sido posible celebrar el GP de Japón de F1. Como Honda estamos particularmente decepcionados, porque es nuestro último año en este proyecto de la F1 y muchos fans estaban ansiosos por asistir al evento».