Dos semanas para dar salida a tres jugadores

En su rueda de prensa del pasado lunes, Joan Laporta mostró esperanza respecto a que el Barcelona pudiera todavía aligerar más su masa salarial antes de que cierre el mercado de verano el próximo 31 de agosto. Para esa fecha quedan exactamente dos semanas en las que al Barça se le va a acumular el trabajo y la presión con tres claros objetivos que tiene colocados en el escaparate: Samuel Umtiti, Miralem Pjanic y Martin Braithwaite.

Ninguno de los tres parece que vaya a poner las cosas sencillas para salir del club. De hecho, llevan todo el verano siendo ofrecidos a todos los equipos de Europa y ya sea por un motivo o por otro no se ha logrado concretar nada todavía. Los tres casos son diferentes.

Escudo/Bandera Barcelona

Umtiti y Pjanic saben que no cuentan para el técnico bajo ningún concepto y que no entrarán ni en las listas de convocados. El caso de Braithwaite es más flexible. Mientras esté en la plantilla, se contará con él.

El central francés tiene asumido que se irá, pero valora las ofertas que tiene. O al menos, eso es lo que deslizan desde su entorno. De hecho, lleva al menos una temporada sin decidirse a salir. Suma dos temporadas con serios problemas de lesiones de los que dice estar recuperado. En pretemporada jugó algunos minutos más como reclamo a posibles compradores que como muestra de confianza por parte del entrenador.

Sobre él pende la amenaza de la rescisión unilateral del contrato con el futuro de dirimir el pago de la compensación en los tribunales. Le quedan dos años más de contrato y es una de las fichas más altas de la plantilla, pero aún así, en el club consideran que antes de que acabe el plazo le encontrarán un equipo. Probablemente con la carta de libertad.

Con Pjanic parecía que todos los caminos conducían a un retorno a la Juventus como cedido, pero que el equipo turinés cerrara ayer el fichaje de Locatelli complica la situación.

El bosnio mantiene aún opciones en Italia, donde rindió a un altísimo nivel antes de llegar al Barça, pero la más clara era la de la Juventus de Allegri.

Por su parte, el delantero danés sigue convencido de que puede triunfar en el Barcelona y el club está a gusto con él, a la espera de que llegue una oferta que convenza.