Horas calientes para Mbappé

Kylian Mbappé se enfrenta a un fin de semana que puede ser decisivo para su futuro más cercano. Tras cerrarse la llegada de Messi al Paris Saint-Germain, la salida del francés retoma su papel de operación del verano, y la situación podría aclararse en los próximos días. Está muy enfadado con los últimos acontecimientos y no se descarta que haga una declaración publica aclarando sus intenciones. Esto podría darse el sábado o el lunes.

El PSG jugará ante el Racing de Estrasburgo la segunda jornada de la Ligue 1. Será el primer encuentro de la temporada ante su público. El Parque de los Príncipes dictará sentencia sobre Mbappé en mitad de la tempestad que ha generado su posible marcha. La afición, esperanzada con poder seguir viendo al delantero en París, toma la palabra en un partido teóricamente sencillo para el equipo local. El encuentro tiene el morbo añadido de que podría ser la primera vez que Kylian hable ante los medios después de muchos meses de silencio. Lo hará seguro si es elegido el hombre del partido, ya que así lo marcan las normas de la competición. Si no consigue ese reconocimiento, será decisión suya declarar o no.

En caso de que no lo haga, el día clave podría ser el lunes. Tal y como avanzó La Gazzetta dello Sport y han replicado varios medios internacionales, Mbappé tiene pensado hablar públicamente el 16 de agosto para aclarar su futuro. Según cuenta el medio italiano, la llegada de Messi no le ha gustado nada y no ha hecho más que reforzar su idea de dejar el PSG. La duda es si agotará su contrato (acaba en 2022) o el club le abrirá la puerta este mercado para sacar algún rédito económico de su salida.

<figure id="sumario_2|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/futbol/imagenes/2021/08/13/primera/1628878697_363103_1628879127_sumario_grande.jpg', '976', '976', 'Estadísticas de M'Bappé. / BeSoccer Pro‘);return false;» class=»item-multimedia» readability=»-14.297872340426″>

Estadísticas de M’Bappé.
BeSoccer Pro

Otro de los motivos que han provocado el enfado de la estrella francesa, además de la llegada de Lio, que le resta protagonismo y peso dentro del equipo, han sido las continuas presiones que ha recibido por parte de Nasser Al-Khelaïfi, presidente de la entidad. En la presentación del último fichaje, volvió a dejarle un recado: «Quería un equipo competitivo. No hay un equipo más competitivo que este. No tiene excusas para marcharse». Ante esta situación, Mbappé no se arrugará, pero sí que las intervenciones del mandatario qatarí no le sientan nada bien, y podrían dar próximamente una respuesta pública.

El delantero ha decidido que quiere jugar en el Madrid. La convicción es tal que en la Casa Blanca dan por hecho que el jugador acabará llegando. Si no es este verano, será el que viene. Ahora, solo queda esperar que se desarrollen los acontecimientos. Las próximas horas serán definitivas para conocer lo que va a suceder de aquí al año que viene.