Revés a la UEFA por la Superliga

La UEFA emitió una nota en la que comunica su decisión de «suspender» el expediente sancionador que había abierto contra Real Madrid, Barcelona y Juventus por su intento de crear la Superliga. La nota dice lo siguiente: «Tras la apertura de un procedimiento disciplinario contra el FC Barcelona, la Juventus FC y el Real Madrid CF por una posible violación del marco legal de la UEFA en relación con el proyecto de la llamada ‘Superliga’, el Órgano de Apelación de la UEFA ha decidido suspender el procedimiento hasta nuevo aviso».

Todo tiene que ver con el auto del Juzgado de lo Mercantil número 17 de Madrid que en su día fue elevado al Tribunal de Justicia de la Unión Europea de Luxemburgo y recientemente comunicado al organismo que preside Ceferin. UEFA esperará a que el TJUE se pronuncie sobre sobre la cuestión prejudicial que le ha planteado el juzgado español sobre si el máximo organismo del fútbol europeo está haciendo abuso de posición dominante en incumplimiento del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, por prohibir la participación en competiciones alternativas a pesar de existir un conflicto de intereses.

También «por obligar a los clubes y potencialmente a la Superliga a ceder los derechos de explotación de las competiciones en que participan» y solicitaron que se declare que la FIFA y la UEFA están impidiendo la libre competencia en el mercado imponiendo restricciones injustificadas y desproporcionadas a la Superliga.

En dicho auto del juzgado de Madrid, se prohíbe a la UEFA a que adopte cualquier tipo de sanción contra los tres clubes por su intento de crear la Superliga. Según el convenio de Lugano, la jurisprudencia de ese auto también tiene poder en Suiza, donde residen fiscalmente UEFA y FIFA.

Hay varios matices legales que se esconden detrás de esta decisión de UEFA. La principal es que si sancionara a los tres clubes iría en contra de una decisión judicial, lo que podría suponer que sus miembros fueran perseguidos por no cooperar con la justicia. El plan de la UEFA ahora debe pasar por apelar el auto que le impide sancionar, aunque todo ello puede hacer que el proceso se alargue y juegue en su contra.

Satisfacción

La noticia, en cambio, fue muy bien recibida entre los impulsores de la Superliga. Se considera que es un paso más en su batalla judicial contra la UEFA y puede suponer un punto de inflexión en el caso. Todo ello en el día en el que los clubes de la Premier que decidieron abandonar la Superliga aceptaron pagar 20 millones al resto de los ingleses por ese intento fallido, un dinero que deben sumar al que aceptaron pagar a la UEFA por este mismo motivo.

La postura de la UEFA

La UEFA señala que su Comité de Apelación ha decidido suspender el procedimiento «tras la notificación formal hecha (…) por las autoridades competentes suizas el 2 de junio de 2021 de una orden judicial ex-parte obtenida el 20 de abril de 2021 por la entidad legal European Super League Company SL del Juzgado de lo Mercantil nº 17 de Madrid (la «Orden Judicial»). La decisión del Órgano de Apelación independiente de la UEFA se ha tomado sin perjuicio de la cuestión de la ejecutabilidad de la Orden Judicial en Suiza. Basándose en el Auto Judicial, los tres clubes mencionados han tratado de protegerse de las posibles consecuencias disciplinarias relacionadas con este proyecto de la llamada ‘Superliga’.

La UEFA entiende por qué era necesario suspender el procedimiento disciplinario por el momento, pero sigue confiando y seguirá defendiendo su posición en todas las jurisdicciones pertinentes».

La UEFA asegura que ha actuado de acuerdo ncon sus Estatutos y Reglamentos, con la legislación de la UE, el Convenio Europeo de Derechos Humanos y la legislación suiza al abrir una investigación sobre la conducta de los tres clubes rebeldes. También asegura que peleará por que su Comite de Apelación pueda «reanudar el procedimiento disciplinario lo antes posible».