Mejoras para Alpine en Ímola

El Alpine de Fernando Alonso tendrá «un paquete de mejoras importante» para el GP de Emilia-Romaña, la semana que viene, en Ímola. Lo anuncia Marcin Budkowski, director ejecutivo de la escudería de Enstone, quien apunta directamente a la zona que pretenden corregir: «Hay un área en desarrollo que cambió en las reglas con respecto a 2020, la zona del fondo plano y el difusor. No hay dudas, trabajaremos mucho en las próximas carreras igual que lo hará el resto de la parrilla».

«Llegarán más piezas con mejores prestaciones para Ímola. Después, tenemos deberes para entender por qué fuimos menos competitivos en condiciones de calor en Bahréin, y mejor en las sesiones vespertinas. Aunque no espero que sea un problema en Ímola y Portugal sí podría influir en verano», transmite el ingeniero polaco. Para Budkowski, la Q3 de Alonso fue representativa: «Pienso que ese es el ritmo de nuestro coche, y el fin de semana de Esteban era sólido, podía haber estado en Q3 también, de hecho pintaba un poco mejor que Fernando antes de la clasificación».

En 2020, Alpine subió al podio en el GP de Emilia-Romaña

Sobre la posición del A521 en una teórica parrilla, lo sitúa en el centro de la zona media, capaz de luchar por un quinto puesto pero también de caer en la Q1 en función del circuito y de la competitividad de los rivales: «Estamos como clasificamos, Red Bull está delante y Mercedes no muy lejos. Tras ellos están McLaren, fuertes; Alpha Tauri y Ferrari, también fuertes, algo más de lo que esperábamos». «Luego estamos nosotros y Aston Martin, esa es la parrilla, pero de McLaren a Aston Martin, o incluso hasta Alfa Romeo, el grupo está muy apretado y entre el quinto y el 16º habrá pocas diferencias. Dependerá de las condiciones de cada circuito, incluso en la próxima carrera será interesante porque todos habrán desarrollado los monoplazas, aunque no tanto como en otras temporadas”, amplía el jefe de la escudería francesa.

La próxima carrera, en Ímola (18 de abril), será representativa para Alpine: allí lograron un podio el año pasado, Ricciardo fue tercero por detrás de los dos Mercedes de Hamilton y Bottas, y el monoplaza azul no debería acusar un bajón de rendimiento en comparación con su predecesor, el RS20, capaz de poner en aprietos a Red Bull en circuitos de alta velocidad.