Los déficits del Atlético

El Atlético sigue líder de LaLiga, pero con el Real Madrid y el Barça pisándole los talones a uno y dos puntos, respectivamente. El empate ante el Betis ratifica que el cuadro de Simeone no está en su mejor momento. No sólo a nivel deportivo, sino también en otros temas: lesiones, covid, momentos inesperados como el mareo de Dembélé… Ante todo esto, el técnico argentino intenta calmar el ambiente: «Voy partido a partido y no voy a cambiar. Me encanta este momento, me encanta. Es de resistencia».

El colchón de puntos del tramo inicial está perdido. El Atleti llegó a sumar 50 puntos (de 57 posibles) en las primeras 19 jornadas de Liga a 17 (de 33) en las 11 últimas. Unos datos que dejan al líder sobre las cuerdas. Todo hay que decirlo: siguen dependiendo de sí mismos, pero las sensaciones no invitan al optimismo. De hecho, todo lo contrario. Esta tesitura se ha convertido en una especie de película de terror donde el final puede ser catastrófico.

La caída libre también radica en el factor de la mala suerte fuera del campo. El Atlético ha sido el equipo con más casos de coronavirus de LaLiga: Hermoso, Carrasco, João Félix, Herrera, Suárez, Carrasco, Lodi, Herrera, João, Lemar y Dembélé, son algunos de los más destacados junto a Simeone. Además, la sanción FIFA a Trippier, las lesiones a última hora como Lemar en el Villamarín no ayudan al líder.

Escudo/Bandera Atlético

Sin revulsivos, lesiones, arbitraje…

Saúl, Lodi, Vrsaljko, Felipe, Kondogbia, Torreira, Vitolo o Dembélé no están en su mejor momento. Ninguno de ellos aporta una marcha más que, posiblemente, sí llegaba a dar Costa. El técnico argentino siempre ha dado máxima confianza a un bloque sólido, donde no han existido grandes rotaciones. Esa apuesta por los suyos ha perjudicado a un banquillo caracterizado por tener pocas oportunidades.

Las lesiones tampoco ayudan. Suárez dice adiós a los próximos tres partidos: Eibar, Huesca y Athletic por una lesión en su pierna izquierda. Esta lesión modifica la hoja de ruta a corto plazo de un Suárez que tenía varios desafíos pendientes para los próximos partidos: superar los 24 goles de Falcao en una temporada y poder igualar a Messi como ‘Pichichi’ de LaLiga con 23 tantos.

En el caso de otros nombres propios la lista sigue. Lemar no estuvo en el Benito Villamarín por unas molestias en la cara posterior del muslo a última hora. De hecho, apuntaba a titular y es una baja sensible para Simeone a la espera de saber si es de seriedad. João Félix es otros de los casos más complicados: el portugués recibió un golpe de Mandi cuando chutaba a puerta. El jugador rojiblanco se quedó tendido en el suelo e intentó forzar en la segunda parte, pero sin éxito. Finalmente, pidió el cambio al minuto de la reanudación y entró en su lugar también tuvo que ser retirado para dar entrada a Vrsaljko.

El pasado seis de abril, la Unión Internacional de Peñas del Atlético se pronunció sobre el arbitraje de Gil Manzano ante el Sevilla. En el mismo comunicado se explicaron varios puntos importantes en los que se considera que perjudicaron al club: «Lo ocurrido no nos ha cogido por sorpresa y prueba de ello es que ya lo advirtió nuestro presidente en el artículo publicado el pasado viernes en la sección ‘El Anfiteatro’, titulado ‘La conjura de los necios’, nos puso en guardia ante lo que se avecinaba. Efectivamente, ya estamos constatando que «la mano que mece la cuna» ha puesto en marcha la maquinaria para evitar toda posibilidad de que el Atleti pueda disputar el título en igualdad de condiciones».

Un mensaje de reivindicación

El pasado nueve de abril los jugadores se entrenaban con una pancarta de la afición: «Contra todo y contra todos. Adelante campeón». Un lema del que se había hablado a raíz del polémico arbitraje de Gil Manzano ante el Sevilla. Dicha pancarta estaba atada por fuera en uno de los campos de entrenamiento.

Dentro del vestuario también se cree así y esa presión les sirve para confiar en sus aspiraciones e intentar hacerse más fuertes ante las adversidades. «Seguimos primeros. Tenemos bajas, pero no es excusa. Tenemos una gran plantilla y estamos haciendo una gran temporada. Es todo un tema mental, la ilusión que tengamos por ganar. Eso es lo que nos motiva, más que las fuerzas. Nos sentimos fuertes. Tenemos una gran plantilla, grandísimos jugadores… Es una pena tener tantas bajas, pero si estamos fuertes de mente, vamos a llegar al objetivo», dijo Koke nada más acabar el encuentro.