Anfield, Dortmund, París y Sevilla, el desenlace

Madrid, 11 abr (EFE).- La resolución de los cuartos de final de la Liga de Campeones están a expensas del dictado de los choques de vuelta previstos para la semana venidera en Liverpool, Dortmund, París y Sevilla.

Nada quedó cerrado en los primeros partidos. Solo el enfrentamiento entre el Oporto y el Chelsea terminó desnivelado con cierta evidencia. En el resto, nada está decidido.

La ausencia de público en los estadios por la pandemia eleva la incertidumbre de cada encuentro. Por eso, todo puede ocurrir en Anfield, al que se aferra el Liverpool ante el Real Madrid, en el Signal Iduna Park, templo del Borussia Dormund, que recibe en desventaja al Manchester City, y en el Parque de los Príncipes, donde los finalistas de la última edición completan su duelo con el campeón contra las cuerdas.

El Sánchez Pizjuán ejercerá en esta ocasión de escenario del Chelsea al igual que una semana atrás hizo del Oporto. El estadio sevillano será el escenario en la ida y en la vuelta.

Por tercera ocasión en tres temporadas el Liverpool se topa con el fútbol español para agrandar su objetivo europeo. Fue capaz de completar una remontada impensable ante el Barcelona hace dos cursos, cuando impulsado por su público ganó 4-0 la temporada que conquistó su último título. El pasado año se encontró con el Atlético Madrid, que le apartó de la competición tras vencer en Anfield.

Esta vez espera al Real Madrid con la necesidad de remontar y mejorar su imagen después de perder 3-1 en el estadio Alfredo Di Stéfano.

El conjunto de Zinedine Zidane, que firmó su mejor partido en mucho tiempo ante los reds, ha ganado seis de sus últimos siete partidos de la Liga de Campeones. «Es un buen marcador pero Anfield es un campo muy difícil», recordó Thibaut Courtois, el meta blanco.

Alentado por su triunfo en el clásico contra el Barcelona y por las nuevas expectativas abiertas en LaLiga, el Real Madrid acude a la cita en Inglaterra.

La cita en el Parque de los Príncipes está plagado de alicientes. En la vuelta de la reedición de la final del pasado año el París Saint Germain aspira a completar el trabajo que dejó a medias en Alemania, cuando propició la primera derrota europea del campeón, el Bayern Múnich. El equipo de Mauricio Pochettino ganó por 2-3 en el Allianz Arena en una nueva exhibición de Kylian Mbappé y un gran encuentro del meta Keylor Navas.

La avalancha ofensiva del cuadro bávaro deja abierta, no obstante, la eliminatoria. El Bayern demostró que es capaz de todo. Incluso de ganar con claridad en París. Nada está cerrado a pesar de no contar con su delantero Robert Lewandowski. El representante francés se aferra al talento de Neymar y al acierto de Mbappé, que totaliza ocho goles en sus últimos cuatro partidos en la competición.

El Borussia Dortmund se ampara a Erling Haaland. El delantero noruego, la gran sensación actual, es la gran amenaza para el Manchester City que ganó a última hora en el Etihad (2-1) en un enfrentamiento aún no definido.

El equipo alemán no pudo evitar la derrota en la ida pero el tanto de Marco Reus alienta unas opciones con las que no parecía contar tras el sorteo.

La eliminatoria de Sevilla entre el Oporto y el Chelsea se presenta como el más desnivelado. En la ida, también en el Sánchez Pizjuán y con el equipo luso como anfitrión, fue el cuadro de Thomas Tuchel el que salió victorioso (0-2).

Con noventa minutos por delante el plantel portugués aún confía en progresar y alcanzar las semifinales. «Estamos en la mitad de la eliminatoria así que debemos confiar», indicó el entrenador del Oporto Sergio Conceicao.

Santiago Aparicio

(c) Agencia EFE