Prost ‘corta la mayonesa’ que prepara Alpine para 2022

Una de las principales preocupaciones que un cocinero siempre tiene a la hora de hacer una mayonesa es intentar no combinar el huevo, vinagre, sal y aceite a diferentes temperaturas o añadir demasiado deprisa este último ingrediente a la mezcla. Un contratiempo, cuya solución es agregar un chorrito de agua fría y batir de nuevo hasta que el agua se integre a la salsa y vaya cogiendo solidez, que los técnicos de Enstone (Reino Unido) están teniendo que aplicar al monoplaza de 2022 para mantener intactas las altas expectativas que Laurent Rossi, CEO de Alpine, ha impuesto a la formación francesa una vez escuchadas las palabras de Alain Prost en ‘Le Figaro’ acerca de este proyecto.

“Siempre soy escéptico porque primero quiero verlo con mis propios ojos primero. Con menos tiempo para trabajar en los monoplazas y con reglas tan estrictas, no creo que el orden jerárquico sea totalmente diferente, si bien las diferencias entre los equipos probablemente serán menores», afirma Prost sobre las posibilidades de que Alpine pueda adelantar a Mercedes, Red Bull, McLaren, Ferrari y AlphaTauri la próxima temporada y situarse como referencia de la parrilla del Gran Circo gracias a la nueva normativa técnica impulsada por la FIA y Liberty Media.

De igual modo, el tetracampeón y director no ejecutivo de Alpine F1 Team aplaude la llegada del techo presupuestario al campeonato para igualar la competición, si bien demanda un esfuerzo más a las principales autoridades para que incluyan también los salarios de los pilotos: «La FIA está siendo tan estricta que será muy difícil descubrir inventos completamente nuevos, como vimos, por ejemplo, en los años ochenta y noventa. La llegada del techo presupuestario ha sido crucial. Los equipos que gastaban el doble que nosotros podían contratar mucho más personal y dedicar más tiempo al desarrollo. Si, no es el único elemento que marca la diferencia, pero el dinero es el motor en la Fórmula 1. En mi época, el ingenio aún marcaba la diferencia. Entonces había menos énfasis en las finanzas, pero con la llegada de los fabricantes y grandes patrocinadores, se han construido grandes equipos que ahora son difíciles de desmantelar. El techo presupuestario es fundamental para igualar la competición. Y el segundo paso debería ser incluir los salarios de los pilotos».