Dudas en el peor momento

Koeman ha dejado claro desde que llegó al banquillo del Camp Nou que es un técnico que cuando algo funciona no es partidario de tocar nada. Desde que encontró la fórmula de los tres centrales, nada le ha hecho tocar el sistema. Ni los rivales, ni la acumulación de minutos de sus jugadores favoritos, ni siquiera el peligro de las tarjetas amarillas como pasó ante el Valladolid. Messi y De Jong, que además venía de jugarlo todo con Holanda, salieron al césped con la amenaza de que si eran amonestados se perderían el Clásico. Pero Koeman no es de los que cambia y repitió alineación por cuarto partido consecutivo.

No obstante, las cosas no funcionaron como imaginaba y en la segunda parte ante la resistencia de un gran Valladolid que supo cortar el juego por las bandas del equipo blaugrana se vio obligado a rectificar. Regresó el holandés al dibujo del 4-3-3 y el final del partido fue un asedio sin orden y acumulación de atacantes ante la portería del Valladolid, que se defendía con un hombre menos. Sonó la flauta sobre la bocina, pero las dudas aparecieron en el peor momento. A seis días de jugar el Clásico.

Escudo/Bandera Barcelona

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 8 de abril de 2021

Nadie duda de que de haberse solventado el partido con solvencia, el once de cara al partido decisivo contra el Madrid estaría marcado, pero tras lo visto ante el conjunto de Sergio González, se abren posibilidades.

De entrada, hay dudas con la posición de De Jong y de Dembélé. El holandés puede jugar como central para asear la salida de balón, pero demostró ser más efectivo en el centro del campo. Suya es la jugada que acaba decidiendo el partido ante los castellanos.

Escudo/Bandera Real Madrid

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 8 de abril de 2021

En cuanto a Demebélé, el francés dejó claro que es mucho más efectivo en cualquiera de las dos bandas que en la posición de nueve. Sin espacios y recibiendo de espaldas pierde efectividad.

En defensa se abre la opción de dar entrada a Araújo, mucho más contundente que Mingueza. La zaga está pendiente del estado físico y de la evolución de Piqué y de Sergi Roberto, pero no parece que puedan llegar a tiempo al sábado. Por lo menos el central con el que no se quiere arriesgar.

Más allá de los nombres, queda el debate del sistema a utilizar ante el Madrid. Hasta ayer estaba claro que iba a ser el de tres centrales con carrileros pero han aparecido las dudas.