A por el milagro en Mánchester

A POR EL MILAGRO EN MÁNCHESTER

De la heroicidad…al milagro. Ese segundo tanto del Manchester United a escasos minutos para el final convierte el sueño con el sueño del Granada en una gesta, consistente en ganar en Old Trafford por al menos dos tantos de diferencia. Casi un milagro. Un conjunto red devil serio e imponente, en preaviso por Solskajer de las virtudes de la revelación europea, como viene mostrando como rasgo característico en este tramo final de temporada,  prevaleció su pegada sobre la ilusión de un bloque nazarí con más nervio que argumentos ofensivos.

Muchos de ellos se quedaron en el banquillo, con la suplencia de Machís. Así que el Granada basó su plan en el abrigo defensivo y la suerte del balón parado, con el magistral laboratorio de Diego Martínez. Pero bastó medio despiste y un pase milimétrico de Lindelof desde la retaguardia sobre la bota de Rashford, para, en tres toques, batir a Rui Silva y derribar el castillo de naipes andaluz. El plan, tras un gran inicio, se tambaleaba tras agarrar el United el timón sin contestación alguna.

Diez minutos finales, con remate de Yangel, el mejor, al palo incluido, alimentaron la fe. Pero la segunda mitad corrió la misma suerte, con la realidad del United, sin soltar el bastón de mando imponiéndose, ante la falta de argumentos ofensivos del Granada, que en las pocas que tuvo,al amparo del desborde y el colmillo de Kenedy, se topó con un De Gea que no acusó la inactividad. La estocada final, con un penalti de Eteki sobre Bruno, que transformó el propio portugués, deja el sueño nazarí titileando.